Unicaja sale a Bolsa a 1,1 euros la acción, el precio más bajo de la banda orientativa

Unicaja banco ha conseguido sortear las dificultades como la reciente intervención y venta del Popular, las sacudidas que vivió en Bolsa Liberbank y la compra de BMN por parte de Bankia. Este miércoles anunció que saldrá a Bolsa el viernes 30 de junio a 1,1 euros por título, lo que supone colocar las acciones en la banda más baja de los precios no vinculantes anunciados, que llegaban hasta 1,4 euros. Esto supone valorar Unicaja en 0,48 veces su valor en libros, un precio superior al que Bankia ha puesto a BMN, situado en 0,41 veces valor contable.

Según la entidad, ha recibido ofertas por el doble del capital ofrecido. Este precio supone valorar el 100% del capital de Unicaja en 1.703 millones. La colocación se ha dirigido a inversores institucionales, es decir, fondos de inversión, de pensiones y aseguradoras.

El objetivo de la salida a Bolsa es devolver al Estado los 604 millones que le prestó a través del Frob en forma de bonos convertibles. Si no devolviese el dinero, el Estado convertiría los bonos en títulos y pasaría a ser el mayor accionista del banco. El coste anual de los bonos del Estado es de 60 millones. Con la operación obtendrán unos 660 millones. La entidad, resultante de la fusión de Unicaja y Banco Ceiss —a su vez, formado por Caja Duero y Caja España, recibió la ayuda de los contribuyentes para digerir los problemas de las entidades castellanas.

Las nuevas acciones emitidas suponen diluir a los accionistas anteriores en un 26%, salvo que acudan al mercado a comprar nuevos títulos. La Fundación Bancaria Unicaja controla el 86,7% del capital. Unicaja adquirió Banco Ceiss tras años de negociación y conseguir que el FROB se hiciera cargo de parte de las reclamaciones que llegaron por la venta de participaciones preferentes.

Unicaja ha dejado reservados 62,5 millones de títulos para el greenshoe, es decir, por si hay mucha demanda y los bancos quieren colocarlos.

Promesas y riesgos

En el folleto de la colocación, la entidad señala algunos objetivos que se ha marcado para convencer a los potenciales inversores. “Nuestro objetivo es alcanzar una rentabilidad sostenible habiéndonos fijado un objetivo de rentabilidad de los recursos propios (RoE) por encima del 8% a diciembre de 2020 (era del 4,9% a 31 de diciembre de 2016)”, señala.

Para la ratio de morosidad se fija un 4% como reto, frente al 11,8% que tenía al acabar 2016. “Y un coeficiente de pago de dividendos en efectivo de aproximadamente el 40% hasta 2020 (12,6% para el ejercicio finalizado a 31 de diciembre de 2016)”. Este último punto, el de los dividendos, lo matiza un poco más adelante “En cualquier caso, no existe ninguna garantía de que vayamos a distribuir dividendos”.

La entidad reconoce una nutrida lista de riesgos, especialmente vinculados con procesos judiciales pendientes, por la integración con España Duero, por titulares de deuda híbrida de España Duero, por las cláusulas suelo y por la reorganización de su distribución de productos de seguros.

Loading...