Inicio México ¡Albricias!

¡Albricias!

Fuente: Cortesía

De acuerdo al Real Diccionario de la Lengua Española, albricias es una interjección utilizada para denotar júbilo. Después de seis años finalmente se cumplió lo que tanto anhelaba una buena parte de la población de México.

Al menos una buena parte de quienes hacen uso cotidiano de las redes sociales o ya de perdida, quienes son activos “opinautas” (registraré la palabra) en el ciberespacio.

Ese anhelo cumplido es el término de la gestión de Peña Nieto. Hagamos recuento de todo el daño -dicen- hizo al país. La matanza de Ayotzinapa que, -como Presidente cuya responsabilidad es toda acción u omisión llevada a cabo por el Estado Mexicano- fue el culpable.

Otro tema fue la “mal llamada” reforma educativa, ya que atenta contra los maestros y sus usos y costumbres -asimilados a las de los pueblos indígenas-. Tienen derechos inalienables que no pueden ser pisoteados, como la venta de plazas- y se consideran presos políticos -unos de ellos- al haber secuestrado niños.

Mención aparte está la reforma energética y su doble efecto: primero, se dejó de tener soberanía sobre los recursos petroleros de todos los mexicanos. Recalcaron hasta el cansancio el que nos los han robado. Por otra parte, está el gasolinazo, por el cual se pagan precios de mercado. Seguramente el nuevo gobierno le dará marcha atrás.

Una más: impulsar políticas económicas neoliberales. Él, junto con los ex-presidentes vivos, -curiosamente excepto Luis Echeverría Álvarez a quien se le atribuye la operativa de la matanza del ´68 y que 50 años después, culmina con la toma de la Presidencia de México -y a no soltarla, camarada- (Perdón, me deje llevar)-, son los culpables de la ruinosa situación del país: México se está cayendo a pedazos. Qué bueno que comienza una nueva era.

El nuevo aeropuerto y la corrupción de los constructores en contubernio con los inversionistas: Que bien que el pueblo sabio lo detuvo y que bueno también que ya con la reunión con el nuevo gobierno, esos mismos constructores dejaron de ser corruptos. (Creo).

Pero el NAIM palidece -y es en serio- ante la corrupción de los exgobernadores. Demasiado tarde llegó la cárcel para ellos. El hubiera no existe, pero el haber dejado cometer tanto latrocinio, fue la causa de que no solo perdieron las elecciones sino hasta la misma sobrevivencia de su partido.

Las pifias. Se puede llenar tomos y tomos. Desde el principio se decía que sería muy malo porque no había leído libros. ¿Qué habría hecho para tener títulos de carrera y maestría? El que no hablara inglés era un impedimento para ser un buen Presidente (al menos eso era necesario hace seis años). Se le buscó hasta encontrar que su tesis de carrera la había plagiado.

La cereza en el pastel: Haberle otorgado la máxima presea al Yerno del Presidente Trump un par de días antes de terminar su mandato.

No vale hacer un recuento si es que hubiera habido algo positivo. Ser objetivo no paga en estos nuevos tiempos. Lo bueno es que se acabó la pesadilla ¿o no?

PS 1. El Partido del Trabajo, se volvió el partido de las tonteras: solo eso es lo que proponen. Eso sí, hacen caravanas a dictadores y hasta traen, aparentemente con gastos pagados ultimadamente pagados por Ud. y yo, a los líderes de las FARC.

PS2: ¿Por qué si abrimos las puertas a extranjeros les tenemos que aguantar sus insultos? Si la quieren meter o sacar, doblada o desdoblada, o si no les gustan los frijoles, regrésense a su país.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: [email protected]

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.