Inicio México AMLO establece reservas para un enorme rally en los mercados

AMLO establece reservas para un enorme rally en los mercados

El próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no asumirá el cargo hasta el sábado, pero de una manera bastante magistral ya ha establecido acciones para un gran rally durante su mandato. Nada es más importante para los rendimientos del mercado de valores que el precio al que compras, y como señaló mi colega de Bloomberg News, Andrew Cinko, ese precio ha bajado recientemente de una manera que rompe una tendencia que se ha mantenido intacta durante prácticamente todo el término del presidente actual medido en pesos.

Cinko sugiere que las acciones mexicanas ya podrían estar “rotas”, al menos para cualquiera que se base en el análisis técnico. El Wall Street Journal ha publicado un análisis drásticamente negativo diciendo que López Obrador, conocido como “AMLO”, está asustando a los inversionistas extranjeros, mientras que Citigroup está ofreciendo canastas de acciones “Amlove” en caso de que resulte ser un presidente responsable (las cuales incluyen bancos y algunos grupos de infraestructura), y una lista más larga de acciones “Amscared” que podrían sobrevivir incluso si demuestra ser un intervencionista, incluidos algunos de los nombres más importantes de México, como Walmex, Cemex, Femsa y América Móvil de Slim.

Las acciones Amlove lo hicieron muy mal el lunes, gracias en gran parte a una venta masiva del 8.5 por ciento en el sector bancario ya golpeado. Visto en dólares, eso ha llevado al índice de acciones de referencia de México a un mínimo de nueve años.

Todo esto sucedió sin ni siquiera mencionar que el vecino del norte de México, que sigue siendo el país más poderoso del planeta, consideró oportuno disparar gas lacrimógeno sobre la frontera a los migrantes que buscan ingresar a los Estados Unidos durante el fin de semana.

Naturalmente, mucho depende de si el nuevo presidente resulta ser ‘AMable’ o temible, pero esta caída tiene el aspecto de catarsis o disgusto. Las acciones están valuadas para que el nuevo presidente sea un tirano despreciable e irresponsable. La Constitución y las instituciones de México aún pueden ser una prueba en contra de eso, aunque si los mercados siguen acumulando riesgos, aumentará la posibilidad de que AMLO responda uniendo a la gente en un sentido de agravio contra los mercados internacionales de capital.

La primera nota moderadamente optimista que he visto en AMLO durante un tiempo apareció el lunes en Pacific Investment Management, o Pimco. Sugiero tomar una lectura. Los puntos principales son que AMLO hereda una posición fiscal sólida y que no necesita hacer mucho para demostrar a los inversionistas que se han vuelto bastante cautelosos demasiado rápido:

Sospechamos que la tendencia del mercado a encasillar a AMLO como un populista de izquierdas perversas ofrecerá interesantes oportunidades de inversión para un soberano que se mantiene sobre bases financieras razonablemente sólidas.

La entrega de un plan presupuestario coherente para 2019, dirigido a un superávit primario continuo, validaría nuestra sensación de que el mercado ha extrapolado en exceso los riesgos para la solvencia crediticia mexicana derivados de las promesas de campaña de AMLO en proyectos sociales y de infraestructura.

Las valoraciones ahora son mucho más atractivas para los inversores: el crédito externo soberano ya tiene un precio para una calificación de calificación crediticia de dos niveles a BBB−, la cúspide del estado de grado de inversión. Las tasas de interés reales a un año, 4.8%, se ubican en máximos de 13 años y son las segundas más altas entre los principales mercados emergentes, según nuestro análisis. En una base comparable, el peso mexicano es el activo más barato de todos, más de dos desviaciones estándar por debajo de su promedio a largo plazo, de acuerdo con nuestras estimaciones.