Inicio México Así es como Ford busca evadir en China los aranceles de guerra...

Así es como Ford busca evadir en China los aranceles de guerra comercial con EU

Ford, que cuenta con que China lo ayudará a reactiva su marca Lincoln, está tratando de acelerar los planes para comenzar a construir sus modelos de lujo en ese país y evitar así los aranceles generados por la ‘guerra comercial’ del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que han minado sus ganancias.

La armadora, que ya había planeado comenzar la producción de modelos de Lincoln en China a finales de 2019 en alianza con un socio local, está tratando de adelantar ese plazo, aunque sea de forma ligera, para evadir los gravámenes que China implementó en represalia a los aranceles de la administración estadounidense.

“Lo que queremos hacer es acelerar eso”, señaló en una entrevista Joy Falotico, jefa de Lincoln y directora de marketing de Ford. “Buscaremos oportunidades, pero es una gran misión y creo que no será un cambio significativo en nuestros planes”.

Incluso una pequeña aceleración en sus planes ayudaría a Lincoln, que carece de la producción local que la mayoría de sus competidores sí tiene en China.

Los precios se han visto afectados pues se dispararon como resultado de los aranceles del 40 por ciento que el país ha aplicado a los vehículos fabricados en EU. Ford está absorbiendo algunos de esos costos, pero las ventas de Lincoln se han reducido.

El máximo ejecutivo de Ford, Jim Hackett, señaló que los impuestos a los metales de Trump costarán al fabricante de automóviles aproximadamente mil millones en ganancias anuales.

En agosto, la compañía descartó un plan para exportar un nuevo modelo llamado Focus Active desde China a EU. Varios de los principales ejecutivos de la automotriz han pedido a Trump que resuelva su disputa comercial con China.

Lincoln también está reconsiderando los planes para exportar modelos de fabricación china a la Unión Americana, según Falotico. En cambio, el fabricante de automóviles probablemente construirá los mismos modelos en ambos países.

“Se trata de asegurar nuestra competitividad de precios dados los vientos en contra de los aranceles”, dijo.

Las consecuencias de la ‘guerra comercial’ llegaron en un mal momento para Ford, que puso sus esperanzas de crecimiento en un país que espera que se convierta en el principal mercado de Lincoln.

Después de un alza del 66 por ciento el año pasado, las entregas chinas para la línea de lujo aumentaron solo 3 por ciento hasta octubre, y cayeron 6 por ciento el mes pasado.

Ford todavía cree que hay mucho apetito chino por los cómodos SUV, y Lincoln llegó al mercado hace apenas cuatro años, por lo que la marca se siente nueva en el país, además de que no tiene la imagen negativa que tiene en EU, donde se lo compara con un antiguo vehículo de traslado de viajeros de negocios en un aeropuerto.

Lincoln acaba de presentar sus vehículos deportivos utilitarios Nautilus, de tamaño mediano, y el actualizado compacto MKC en el Salón del Automóvil de Guangzhou y espera tener 125 concesionarios de gama alta y estilo de casa de té para finales de año en China.