Inicio México Así es como Google busca erradicar a los mosquitos en todo el...

Así es como Google busca erradicar a los mosquitos en todo el mundo

Investigadores de Silicon Valley le declararon la guerra a los ‘chupasangres voladores’ en el condado de Fresno en California. Se trata del primer paso de una iniciativa poco usual para Alphabet, matriz de Google: erradicar las enfermedades transmitidas por mosquitos en todo el mundo.

Una furgoneta Mercedes circula por los suburbios mientras un enjambre de mosquitos Aedes aegypti machos salen disparados de un tubo de plástico negro en una ventana. Estas plagas son pequeñas y, con una envergadura de unos pocos milímetros, casi invisibles.

“¿Escuchas ese pequeño sonido de latidos?”, pregunta Kathleen Parkes, representante de Verily Life Sciences, unidad de Alphabet. Se encuentra detrás de la furgoneta en su auto, con las ventanas cerradas. “¿Como un pum-pum-pum? Esa es la liberación de los mosquitos”.

Jacob Crawford, científico sénior de Verily que acompaña a Parkes, comienza a describir una técnica para controlar mosquitos de potencial deslumbrante.

Estos bichos en particular, explica, se criaron en el entorno de alta tecnología del sistema automatizado de cría de mosquitos de Verily, a unos 320 kilómetros de distancia en el sur de San Francisco, y fueron infectados con Wolbachia, una bacteria común. Cuando esos 80 mil mosquitos se aparean con hembras en la naturaleza, el resultado es una aniquilación sigilosa: su descendencia nunca eclosiona.

“Uno acaba de golpear el parabrisas”, advierte Crawford, con lo cual el total desciende a 79 mil 999.

La erradicación de enfermedades transmitidas por mosquitos es un tema serio para Alphabet, aunque es solo una de las tantas incursiones de la compañía en el campo de la salud y las ciencias de la vida.

A través de Verily y otras ramas, Alphabet investiga sobre lentes de contacto inteligentes, aplicaciones de inteligencia artificial para el cuidado de la salud y los mecanismos moleculares del envejecimiento. Este mes, contrató al director ejecutivo de Geisinger Health, David Feinberg, para que se haga cargo de sus numerosas iniciativas de salud.

Verily vigila su tecnología con recelo y es lógico pensar que si logra que el control de mosquitos sea suficientemente fácil y barato podría tener una oferta lucrativa en sus manos: muchos gobiernos y empresas de todo el mundo pagarían con gusto para solucionar sus problemas con estos insectos.

En el clima árido del Valle Central de California, los mosquitos Aedes aegypti se caracterizan por su fuerte mordida, aunque al menos allí no suelen transmitir enfermedades. En otros lugares la suerte no es la misma.

Esta especie se encuentra entre las más letales del mundo y propaga enfermedades como la fiebre del dengue y la chikunguña en los trópicos y subtrópicos. Su picadura mata a decenas de miles de personas cada año e infecta a millones.

La liberación de mosquitos infectados con Wolbachia a la naturaleza puede acabar con poblaciones enteras de otros mosquitos mortíferos y las enfermedades que transmiten.

A medida que aumentan los esfuerzos para eliminar enfermedades transmitidas por mosquitos, han surgido distintas formas de abordar el problema.

Bill Gates prometió donar más de mil millones de dólares para tecnologías que ayuden a eliminar la malaria, incluidas iniciativas controvertidas que buscan modificar mosquitos genéticamente. El enfoque de Verily se basa en una estrategia muy antigua conocida como técnica del insecto estéril, a través de la cual una población disminuye gradualmente al no poder reproducirse.

No está claro qué pasaría si los mosquitos causantes de enfermedades en el mundo fueran eliminados.

El papel ecológico que desempeñan no se ha estudiado a fondo, aunque algunos científicos sugieren que podríamos sobrevivir sin ellos, pero está claro que los mosquitos Aedes aegypti no deberían estar en el condado de Fresno, pues habitan climas más cálidos y húmedos, y nadie sabe de dónde vinieron cuando comenzaron a aparecer en 2013. Lo único que se sabe es que se reproducen rápido.

“Después de detectarlos, hicimos un esfuerzo masivo y extenso para evitar que se establezcan y eliminarlos”, explica Jodi Holeman, directora de servicios científicos de Consolidated Mosquito Abatement District. “No tuvimos éxito, de ninguna manera”.

A diferencia de la mayoría de los mosquitos, los Aedes aegypti viven y se reproducen en lugares habitados por personas, poniendo sus huevos en, por ejemplo, las pocas gotas de agua presentes en el fondo de una copa de vino, para luego esconderse debajo de las camas y en los armarios, picando piernas y tobillos.

Esto hace mucho más difícil luchar contra ellos. En 2016, Fresno recurrió a un científico llamado Stephen Dobson y su compañía, MosquitoMate.

Fue el laboratorio de Dobson el que descubrió cómo infectar a los mosquitos con una versión de Wolbachia distinta al tipo de bacteria que los mosquitos suelen transportar. Eso es lo que hace que su reproducción inviable. MosquitoMate produce dos especies de insectos infectados con Wolbachia, Aedes aegypti y Aedes albopictus.

Los primeros ensayos en Fresno constituyen la primera vez que se lanzan Aedes aegypti machos infectados con la bacteria en Estados Unidos. Al año siguiente, Verily intervino para ampliar esos esfuerzos, aportando tecnologías más avanzadas al proceso de reproducción y liberación, y esperan que con el tiempo se pueda expandir notablemente la lucha contra los mosquitos.