Caen ventas de vivienda nueva en el Bajío

14

En el primer bimestre del año las ventas de vivienda nueva en el Bajío tuvieron una caída de 35 por ciento respecto al mismo periodo de 2017, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

Guanajuato tuvo el mayor tropiezo, con mil 947 unidades vendidas, una reducción anual de 39.30 por ciento para el periodo.

En San Luis Potosí la disminución fue de 38 por ciento, con 859 viviendas; en Aguascalientes de 34.2, con mil 16 y en Querétaro de 28.6, con mil 947.

En el segmento de vivienda residencial, en Aguascalientes se redujeron las ventas 21 por ciento; en Guanajuato, 28 por ciento; en Querétaro, 27 y en San Luis Potosí, 18 por ciento.

Las ventas de vivienda residencial plus disminuyeron 32 por ciento en Guanajuato, 18 en Querétaro y 26 por ciento en San Luis Potosí.

La colocación de vivienda media nueva cayó 25 por ciento en Aguascalientes, 15 por ciento en Guanajuato y 8 por ciento en San Luis Potosí.

En residencial, se redujo 30, 4 y 9 por ciento en Aguascalientes, Querétaro y San Luis Potosí.

Finalmente, en vivienda popular la disminución en Aguascalientes fue de 33 por ciento; en Guanajuato y Querétaro de 31 por ciento y en San Luis Potosí de 36 por ciento.

A nivel nacional, se vendieron en el primer bimestre del año 47 mil 519 viviendas nuevas, esto 24.70 por ciento menos que en el mismo periodo de 2017.

Por el contrario, la vivienda usada reportó un importante aumento en la región durante el primer bimestre del año. Se incrementó 8.1 en Aguascalientes, con 427 unidades; 53 por ciento en Guanajuato, con mil 246; en Querétaro, 47 por ciento, con 595, y en San Luis Potosí 14 por ciento, con 769 unidades.

Jorge Paredes Guerra, presidente de Realty World México, aseguró que el proceso electoral en nuestro el país, así “como la larga renegociación del Tratado de Libre Comercio, han influido para que no se logren buenos resultados en el primer bimestre del año en el sector”.

Agregó que “ciertamente tenemos el gran reto de resolver el tema de la inseguridad que prevalece en el país y que afecta a todos los sectores de la economía. La esperanza es que los nuevos gobernantes electos sean eficaces y más creativos para que tengamos mejores resultados”.

Citó datos de INEGI, según los cuales en febrero pasado la confianza del consumidor para adquirir una vivienda o remodelar una propiedad registró una caída. La intención de comprar, construir o remodelar una casa en los próximos dos años se redujo 13.7 por ciento respecto a enero en cifras ajustadas por estacionalidad.

El descenso fue el más fuerte para cualquier mes desde enero del 2015 y para un segundo mes del año no hay precedentes, desde que se consideró este indicador en 2003.