Daría Trump a México 20 mdd para atajar migración

2

Estados Unidos planea destinar a México 20 millones de dólares para ayudar a cubrir el costo de boletos de avión y autobús para deportar a unos 17 mil migrantes centroamericanos indocumentados que se encuentran en territorio mexicano y evitar con ello que intenten llegar a la Unión Americana, reportó ayer el diario ‘The New York Times’.

El rotativo destacó que de acuerdo con un aviso enviado por el gobierno federal al Congreso, los recursos serían tomados de los fondos de asistencia para el extranjero.

Según la petición, el dinero ayudará a aumentar las deportaciones de centroamericanos, muchos de los cuales pasan por México para llegar a la frontera estadounidense; así como para deportar a inmigrantes sospechosos de terrorismo, un número menor, indicó el periódico.

El plan fue confirmado por Katie Waldman, una portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, quien dijo que el programa estaba destinado a ayudar a aliviar los flujos de inmigración en la frontera de Estados Unidos con México.

“Estamos trabajando estrechamente con nuestras contrapartes mexicanas para enfrentar directamente el aumento de las aprehensiones fronterizas, específicamente un aumento del 38 por ciento en las familias solo este mes”, precisó Waldman.

La portavoz añadió que el objetivo es además garantizar que las personas con peticiones legítimas de asilo tengan acceso a las protecciones adecuadas.

El plan, que se ha debatido internamente durante meses, es parte de un impulso más amplio por parte de la administración del presidente estadunidense Donald Trump para redirigir miles de millones de dólares en asistencia extranjera a otras prioridades.

La administración todavía tiene que gastar casi tres mil millones de dólares en ayuda externa, dinero asignado el año pasado por el Congreso con amplio apoyo bipartidista.

El dinero en este caso se transferiría del Departamento de Estado al de Seguridad Nacional, y luego se enviaría a México.

Los grupos de defensa de los inmigrantes criticaron el plan al considerar que no abordaría los problemas de fondo que llevan a los indocumentados a viajar a México y Estados Unidos.