Ejecutan a 4 policías en Chihuahua en dos días

CHIHUAHUA.- Cuatro policías municipales entre los que destacan dos altos mandos, fueron asesinados en distintos hechos durante el pasado fin de semana, en ninguno de los casos hubo la detención de los agresores.

El primer ataque ocurrió la tarde del pasado sábado en Ciudad Cuauhtémoc, dentro del restaurante denominado “La mariscada de Richie”, donde comía con su familia el jefe del Grupo de Operaciones Especiales de la Dirección de Seguridad Pública, Edgar Pérez de la Peña.

El mando policíaco estaba sentado en una mesa en que daba la espalda a la puerta principal del establecimiento, cuando ingresaron dos sujetos que aparentaron ser comensales, pues esperaron a ser atendidos por un mesero.

Una vez que hicieron su orden, ambos se pararon y uno de ellos, aprovechó que tenía al efectivo de espalda y sacó de entre su ropa una pistola, con la que hizo al menos cuatro disparos a la cabeza del efectivo, a distancia menor a diez centímetros, posteriormente ambos huyeron.

El ataque fue grabado por la cámara de vigilancia de la negociación, lo que permitió la identificación de los agresores, aunque al momento no han sido detenidos.

En esa misma ciudad, otros dos policías fueron asesinados la tarde de este domingo a un costado del panteón Municipal 3.

Los agentes fueron identificados como Javier Eduardo Montes Olivas y Cristián Lara Zapata, ambos pertenecían a la DSPM del vecino municipio de Guerrero y estaban destacamentados en el poblado de La Junta.

Ambos estaban en su día franco y al parecer, habían acudido a un sepelio, donde habrían sido “levantados” por presuntos integrantes del crimen organizado, para posteriormente dispararles a un costado del cementerio del que acababan de salir.

El cuarto homicidio durante los primeros minutos de este día en la ciudad de Nuevo Casas Grandes, donde murió asesinado Marco Antonio López Chávez, director de la policía municipal de Casas Grandes.

López Chávez, de acuerdo con el reporte, circulaba en su vehículo a la altura de las calles Naranjo y Roble de la colonia Alameda con rumbo a su vivienda, cuando al menos dos vehículos le cerraron el paso y le apuntaron con sus armas para obligarlo a detenerse y descender del automóvil.

Una vez abajo, los delincuentes tuvieron con él una breve conversación y posteriormente le pegaron un disparo en la cabeza, con una pistola calibre .45 milímetros; los homicidas escaparon sin dejar rastro.

En el vehículo de la víctima, las autoridades ministeriales encontraron un rifle AR-15, que no tuvo oportunidad de utilizar para defenderse.

Durante el presente año, suman ya más de veinte los policías asesinados al estilo del crimen organizado, por integrantes de bandas que buscan el control por el trasiego de drogas en las distintas regiones del estado.

Loading...