El bus turístico que recorre “los más fabulosos escándalos de corrupción” en México

“Un hombre de Estado es el que pasa la mitad de su vida haciendo leyes, y la otra mitad ayudando a sus amigos a no cumplirlas” ironizó el escritor Noel Clarsó en su más famosa frase sobre la corrupción.

Cansados de esa dinámica, un grupo de ciudadanos se ha unido para alertar sobre un problema que supondría hasta el 30% del PIB de México, según Transparencia Internacional.

Para ello ha puesto en marcha el Corruptour, un autobús descubierto que, a la manera de los recorridos turísticos convencionales, megafonía incluída, transporta a los pasajeros de manera simpática e ilustrativa, por un paseo a través de los peores escándalos económicos del país.

El viaje, de una hora de duración, comienza desde el vehículo mismo. El antiguo autobús anuncia como en un circo, la presentación “de los más famosos espectáculos de corrupción”, entre ellos ‘La estela millonaria’, construida para celebrar los 200 años de la Independencia de México y cuyo costo fue 6 veces superior al presupuestado, o ‘La mansión de la vergüenza’ en referencia a la casa del presidente Enrique Peña Nieto adquirida al grupo Higa beneficiado con 80 contratos del gobierno.

Precisamente en la calle Sierra Candela 150, donde se levanta la impresionante vivienda sobre la que el mandatario ha pedido perdón, comienza el Corruptour que incluye 9 citas más frente a edificios públicos y privados incluida la residencia oficial de Los Pinos.

Entre otras paradas se incluye la sede del Seguro Social (IMSS), por el sobrecosto en la compra de medicamentos, la sede de la empresa constructora OHL, beneficiaria de la gran mayoría de obras en el Estado de México o el ‘antimonumento de los 43’ en recuerdo de los estudiantes de Ayotzinapa y “cuya desaparición se debió a la corrupción y la connivencia entre políticos, narcos y fuerzas de seguridad” explica la grabación.

El vehículo también hace un alto junto al metro Balderas, por el robo en la adquisición de refacciones para los trenes de la línea 12, y en la sede de Televisa, beneficiaria “de una de las redes de extorsión más sofisticadas del país” gracias a la dependencia de los medios de comunicación del Estado vía publicidad” explican.

La última parada está dedicada al Senado por, entre otras cosas, los bonos navideños de entre 200.000 y 400.000 pesos (10.000 y 20.000 dólares) que cada año se autoconceden los legisladores.

“Hay tantos casos de corrupción que fue complicado elegir sólo diez paradas” explica Emilio Álvarez Icaza, ex-Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y activo defensor de esta iniciativa. “La clase política no se cansa de robar y esta es una forma de exhibir, señalar y educar a la gente” añade.

En el recorrido no se libra nadie; presidentes, servidores públicos, senadores, medios de comunicación y empresas privadas salen sonrojadas a bordo del peculiar autobús.

En cuanto a los mandatarios Felipe Calderón es vapuleado por el desfalco en la construcción de ‘La estela de Luz’ cuyo sobrecosto hubiera permitido construir más de 4 hospitales. Enrique Peña Nieto por una vivienda que hubiera permitido comprar 300 casas de protección oficial (Infonavit) y López Obrador por los videoscándalos en los que sus colaboradores aparecen guardando fajos de billetes en 2004 durante la etapa en que fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México y por el que nadie ha sido enjuiciado.

Segun las encuestas la corrupción es el tercer problema que más preocupa a los mexicanos después de la impunidad y la economía, aunque ahora se incluye también Trump. México es también el país más corrupto de la OCDE.

En momentos en que Peña Nieto ha llamado a la “unidad nacional” para enfrenar el fenómeno Trump, Icaza opina que el verdadero muro es interno: “El muro que hay que derribar es la corrupción. El otro, el de Trump, es un insulto y es inaceptable , pero aún comienza, este otro muro está en pie hace años y hace mucho daño” explica el defensor de DDHH.

El proyecto, financiado con donativos de ciudadanos anónimos y apartidistas, se realizó por primera vez en Monterrey en 2014 y durante seis meses 1.500 personas recorrieron cada domingo los casos más comentados en la capital de Nuevo León. Desde el próximo domingo se realizará en la capital mexicana con el objetivo de extender la idea al resto del país.

Según Patricia de Obeso, una de las organizadoras, “Hay que devolver la esperanza y hacer creer que la corrupción no es genética, no es un destino ni algo irreversible” explica.

En el espíritu de los convocantes está unir a la sociedad frente al problema y agitar a la población en tiempos de convulsión política. Porque como decía el médico argentino José Ingenieros sobre la corrupción: “Nadie piensa, donde todos lucran; nadie sueña, donde todos tragan” .

Habrá dos recorridos cada domingo, a las 3 y las 5 pm. El Corruptour comienza y termina en la Avenida Reforma, frente al Museo de Antropología. Es gratuito y abierto a los públicos.

Loading...