Inicio México El creador de los primeros bebés modificados genéticamente del mundo defiende su...

El creador de los primeros bebés modificados genéticamente del mundo defiende su trabajo

El investigador chino, cuyo controvertido trabajo supuestamente creó los primeros bebés modificados genéticamente del mundo, defendió el proyecto diciendo que había consultado a científicos y especialistas en ética de las universidades de Harvard y Stanford sobre el plan.

Después de que He Jiankui hiciera sus primeros comentarios públicos sobre el trabajo este miércoles en una conferencia internacional de genética en Hong Kong, esos investigadores desmintieron sus afirmaciones sobre las consultas.

Señalaron que no tenían conocimiento sobre el alcance de sus ambiciones ni del corto tiempo en que se habían llevado a cabo. He, que también se formó en las universidades de Stanford y Rice, pareció no estar de acuerdo con las profundas preocupaciones éticas que presentaron sobre que la modificación de genes impactaría a las generaciones venideras.

William Hurlbut, profesor adjunto de neurobiología de la Facultad de Medicina de Stanford, señaló que se reunió con He cada cuatro o cinco meses en los últimos dos años, cada vez que He viajaba desde China. Sus reuniones a veces duraban toda la tarde y exploraban en profundidad la gama de temas relacionados con el objetivo del hito, dijo Hurlbut.

“Lo cuestioné en todos los niveles y no apruebo lo que hizo”, indicó Hurlbut, quien ha participado en el consejo de bioética del presidente de Estados Unidos.

“Yo sabía que iba en esa dirección. Él me dijo lo que pretendía hacer. Y nunca supe, hasta que se dio a conocer, que realmente había implantado embriones”, agregó.

David R. Liu, profesor de química y biología química de la Universidad de Harvard, asistió a una charla que el científico chino dio en el Cold Spring Harbor Laboratory el año pasado.

En su presentación, el apacible He dijo que había presentado datos sobre su plan en esa conferencia y que había recibido “retroalimentación positiva, y también algunas críticas y algunos consejos constructivos”.

Liu negó que la presentación de Cold Spring Harbor pudiera ser considerada como un acercamiento a la comunidad científica sobre el trascendental ensayo. “Nunca presentó su plan de tomar embriones humanos y comenzar embarazos para crear bebés genéticamente modificados. Esa falta de transparencia significa que en realidad no consultó a la comunidad científica sobre ese plan en particular”, puntualizó Liu.

Su presentación ante una atiborrada audiencia en Hong Kong en nada tranquilizó a la comunidad dedicada a la edición genética reunida allí. “Este es un hecho verdaderamente inaceptable”, dijo Jennifer Doudna, una pionera de la edición genética que participó en la creación del método Crispr, la revolucionaria técnica de edición genética que He usó para alterar los embriones.

“No creo que hayamos escuchado una respuesta adecuada sobre cuál fue realmente la motivación”, refirió. “No creo que fuera por una necesidad médica creíble. Nos cuesta comprender lo que implica este trabajo”.

El Premio Nobel David Baltimore criticó el hecho de que He no hiciera público el procedimiento hasta que nacieron las gemelas. “Si hubiera sido abierto sobre lo que estaba haciendo, podría haber sido parte de una discusión nacional o internacional. Al hacerlo de forma tan subrepticia, creo que actuó irresponsablemente”.