El fracking y la calidad de vida II

18
Proceso de fracking en Colorado. (Foto Bloomberg)

El “fracking” (cuyo procedimiento expliqué en mi columna anterior) sigue creciendo el interés por su uso por las empresas petroleras en el mundo incluso en México (Pemex) insisten que no contamina el ambiente. (La industria de los combustibles fósiles mueve 5.5 billones de dólares). El fracking puede contaminar el agua potable, el aire, las fuentes superficiales y subterráneas de agua, el mar, ríos, lagunas, capas subterráneas del subsuelo y el ruido de 110 decibelios en las zonas habitacionales cercanas al pozo que se perforan, vinculados a la fracturación hidráulica o fracking.

Lo peor es que el agua residual contaminada utilizada en el fracking, se deposita en pozos petroleros abandonados sin ningún revestimiento en sus paredes para evitar escurrimientos…Y hablo de millones de litros.

Uno de los productos químicos utilizados en el fracking es el metanol. El metanol puede desencadenar daño nervioso permanente o ceguera en humanos cuando se consume con frecuencia. Para medir su presencia se usa la “cromatografía líquida de alto rendimiento”. Así como otras técnicas para detectar los otros productos químicos tóxicos como ozono, benceno, altos niveles de diésel, sal, las emisiones de cientos de camiones de carga en las áreas del fracking, la presencia de óxidos de nitrógeno y metanol, el principal ingrediente del gas natural y un potente creador de gases de invernadero superior a las 76 partes por billón.

La concentración de benceno es reconocida como un cancerígeno que se concentra en las áreas de la perforación de pozos por presión hidráulica.

El fracking, utilizado en pozos a cualquier profundidad contamina las fuentes de agua potable por la migración del agua contaminada por los compuestos químicos.

En la actualidad, en ninguna región de EU o México existen restricciones en cuanto a la profundidad mínima en la que una empresa petrolera puede usar el fracking, lo cual al multiplicarse la fracturación hidráulica cerca de la superficie, se pueden contaminar ríos y lagunas. En California la mitad de los pozos que se fracturan tienen una profundidad inferior a los 700 metros.

Los impactos a la salud y los riesgos de las personas ubicadas en áreas donde se llevan a cabo los procesos del fracking son: sinusitis, migraña y fatiga, así como un incremento en las tasas de hospitalización y el nacimiento de niños con ciertos defectos, que están directamente relacionados y conectados con el fracking.

Hasta ahora, ningún país se preocupa por la prohibición del fracking, los daños al medio ambiente se incrementarán. Pero los efectos se incrementarán en niños y personas mayores.

La semana pasada Nueva York demandó a las grandes petroleras por contribuir al cambio climático.

Fuente: American Scientific Society

Twitter: Salvador G.Lignan

También te puede interesar:
​El “fracking” y la calidad de vida I
¿Por qué se caen los edificios en México?
Alimentos genéticamente modificados II