Inicio México Éstos son los ‘superdelegados’ del Bajío

Éstos son los ‘superdelegados’ del Bajío

Desde un millennial con apenas estudios de preparatoria, hasta un exrector universitario que posee un doctorado, los nuevos delegados de programas para el desarrollo en el Bajío sólo tienen como punto en común su cercanía con el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Tres de ellos han tenido papel relevante dentro de las estructuras partidistas y el otro ha mantenido una consistente coincidencia con sus planteamientos.

Aldo Ruiz, en Aguascalientes; Mauricio Hernández en Guanajuato; Gilberto Herrera en Querétaro y Gabino Morales en San Luis Potosí han sido cuestionados, en algunos casos hasta por sus correligionarios, pero mantienen la confianza del nuevo gobierno.

Algunos les llaman ‘virreyes’ y los ven como un obstáculo para una comunicación efectiva entre los gobiernos estatales y la Federación. Lo cierto es que esa relación ya no será la misma en la llamada Cuarta Transformación

AGUASCALIENTES

Aldo Ruiz Sánchez es uno de los más jóvenes “superdelegados” que tendrá la administración de Andrés Manuel López Obrador en los 32 estados de la República. Nació hace 32 años en el barrio popular de La Purísima de la ciudad de Aguascalientes y entró en la política a la edad de 23 años, cuando surgió el movimiento estudiantil #Yosoy132, del que fue vocero en la entidad y el que le abrió la puerta del Partido Morena.

Con el apoyo y patrocinio de David Monreal Ávila –quien funge como delegado del partido en Aguascalientes y es hermano del actual coordinador de los legisladores de esa extracción en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila-, Ruiz Sánchez relevó a Nora Ruvalcaba Gámez en la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal (CEE).

Según la ficha curricular registrada por Morena, tiene un nivel escolar máximo de preparatoria, si bien corren informes extraoficiales de que no la concluyó. En cuanto a su experiencia laboral, aparece que trabajó como auxiliar administrativo en la delegación del ISSSTE en 2015 y como asistente –con tareas de “relaciones públicas”- en el periódico ‘La Jornada Aguascalientes’ de 2009 a 2010.

El pasado16 de julio ese medio de comunicación publicó al respecto, en su columna “La Purísima Grilla”, que “ojalá no nos pidan referencias del nuevo virrey, porque no nos gustaría desmentirlo”.

Su historial académico-laboral y virtual novatez en lides políticas han sido los ejes de los persistentes ataques contra su persona, lanzados prácticamente desde el inicio de su gestión por militantes de reconocida trayectoria política –con Ruvalcaba Gámez a la cabeza- y órganos del partido “inconformes” con su liderazgo. Hubo, incluso, varios intentos para destituirlo.

El último se dio en octubre del año pasado, cuando el Consejo Estatal del partido aprobó por consenso relevarlo por supuestas “conductas impropias”, entre ellas “constantes desacatos a resoluciones del órgano jurisdiccional de Morena y a la propia autoridad electoral”; no asistir a las sesiones del órgano y “hacer caso omiso” de las decisiones que tomaba, así como “constantes violaciones a nuestros principios” y “nula rendición de cuentas”.

Ruiz Sánchez fue sancionado en 2016 por el Tribunal Electoral del Estado (TEEA) por negarse a presentar en forma reglamentaria y completa los informes financieros del partido. Solo entregó fichas técnicas.

Luego de que fuera nombrado como “superdelegado” en Aguascalientes, sostuvo que tiene la capacidad necesaria y “sí podrá cumplir” con las responsabilidades y tareas asignadas.

GUANAJUATO

Mauricio Hernández Núñez nació en el municipio de León el 15 de febrero de 1977. Aunque proviene de una familia zapatera y estudió en la Prepa Oficial Nocturna de León, prácticamente toda su carrera política la ha hecho en la Ciudad de México.

Egresado de la UAM Azcapotzalco, donde obtuvo su título como abogado, desde 1999 estuvo apoyando a Andrés Manuel López Obrador, en ese entonces como subcoordinador de promoción del voto en el Distrito 2 local, en la campaña para la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

En el año 2000 se convirtió en coordinador de proyectos en la Delegación Miguel Hidalgo.

De 2005 a julio de 2006, fue capacitador e integrante de la Red Nacional de abogados para la campaña de Andrés Manuel López Obrador en busca de la Presidencia de la República con la coalición Por el Bien de Todos.

Actualmente es secretario de Formación Política del CEN de Morena, partido en el que ha sido Consejero Político Nacional y presidente de la Comisión Estatal de Honestidad y Justicia y la Comisión de Elecciones.

QUERÉTARO

Exrector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), por dos periodos consecutivos, de 2012 a 2018, Gilberto Herrera Ruiz nació hace 53 años en la Ciudad de México.

Es ingeniero en sistemas electrónicos con doctorado en la Academia de Ciencias de Hungría y se incorporó como profesor a la universidad queretana en 1997.

Desde la rectoría, Gilberto Herrera, encabezó en distintos momentos protestas en defensa de la autonomía y el presupuesto de la UAQ, pero también apoyó abiertamente en 2015 la marcha estudiantil en contra del aumento al transporte público, durante el gobierno del priista José Calzada.

En 2017 fue denunciado ante la Fiscalía General del Estado de Querétaro por supuesto daño patrimonial y manejo inadecuado de recursos, que se desprende de más de 383 observaciones emitidas por la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE).

Este año, una vez convertido en candidato al Senado de la República por Morena, medios de comunicación locales publicaron que la ESFE detectó 35 observaciones por omisión, mala administración y hasta desvíos de recursos, que ascendían a más de mil millones de pesos,

El exrector dijo que las observaciones se estaban resolviendo sin problema y atribuyó su difusión a que alguien no quería que fuera senador.

Tras aceptar el nombramiento de superdelegado de Querétaro, Gilberto Herrera abandonó su lugar en el Senado, el cual será ocupado por el expriista Juan José Jiménez Yánez.

En su corta estancia en la Cámara Alta, solicitó revisar los presupuestos asignados a las universidades públicas estatales, a fin de que estas instituciones cuenten con los recursos suficientes para cumplir con la obligatoriedad de la educación universitaria.

SAN LUIS POTOSÍ

Gabino Morales Mendoza tiene 29 años y es licenciado en administración pública por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

En 2012 fue nombrado por Andrés Manuel López Obrador como el primer dirigente de Morena en el estado, con lo que se convirtió en el más joven de los presidentes del partido.

A fines de 2015 se desempeñó como coordinador de proyectos en la Delegación Azcapotzalco, dirigida por Pablo Moctezuma Barragán. Y salió ahí entre denuncias de que supuestamente cobraba sin trabajar.

Después se regresó a San Luis Potosí, como enlace de la dirigencia estatal con la nacional, para coordinar la campaña del ahora presidente de la República.

Entre sus detractores están el excandidato de Morena a la alcaldía de la capital, Joaquín Muñoz, quien lo acusó de dilapidar recursos del partido, con los cuales pagaba a sus allegados sueldos de cinco mil pesos mensuales.

En un escrito enviado el año pasado a la Comisión de Honor y Justicia de la dirigencia nacional de Morena, dirigentes partidistas y candidatos de la Zona Media potosina lo acusaron imponer candidatos; negar el acceso a militantes a las asambleas, y “solapar” la simulación en el uso de recursos económicos partidistas.

Sin embargo, el pasado 5 de octubre, durante un mitin en la Plaza de Los Fundadores, recibió el espaldarazo de Andrés Manuel López Obrador. Ante los gritos de los asistentes, quienes con pancarta en mano exigían: ‘Fuera Gabino’, el hoy presidente de la República exigió a los militantes dejar de pelear y les advirtió:

“Gabino Morales es nuestro coordinador aquí, él es nuestro representante del gobierno federal, le tenemos confianza y repito, hay que dejar de pelear, hay que hacer un lado la politiquería, la patria es primero. El que quiera puesto que se vaya al mercado.”