“Ferretti ha sido el mentor de muchas generaciones”

Ricardo Ferretti (Río de Janeiro, 1954) es una figura añeja en el fútbol de México. Antes de enrolarse a los equipos juveniles del Botafogo, su aspiración era ser parte del Ejército de Brasil. No le aceptaron. Se forjó como un gran atacante en la liga mexicana en su paso por el Atlas, Toros Neza, Monterrey, Toluca y, sobre todo, en los Pumas.

Luis García Postigo, exjugador del Atlético de Madrid, tuvo sus orígenes en los Pumas, allí vio cómo se fraguaba la figura de Ferretti como futbolista y luego como estratega. Pero fue hasta 1990 cuando coincidieron en el club. La directiva le había ofrecido al brasileño ser auxiliar técnico de Miguel Mejía Barón, uno de los estrategas más reconocidos en México, aunque llegaron al acuerdo en que se mantendría como jugador a sus 38 años. “Es un tipo muy importante en mi carrera al darme consejos muy específicos de mi posición como delantero, era un gran respaldo, un líder”, menciona.

“Fue mi compañero y al otro año fue mi entrenador. Fui campeón de goleo bajo su mando. Es un gran maestro, exigente. Fue auxiliar de los delanteros mexicanos en el Mundial de 1994. Me ayudó muchísimo, él me llevaba como un títere. Él es el mejor entrenador de México”, comenta el ahora comentarista de la cadena TV Azteca y quien coincidió con Ferretti en Chivas y luego en Monarcas Morelia.

F. Márquez (Cuartoscuro)‘);”>El lado inestable de Ferrettiampliar foto El lado inestable de Ferretti Cuartoscuro

“Él se exasperaba con los jugadores y alguna vez le dije ‘Ricardo, la bronca que tú tienes es que ves cosas que los demás no vemos. Tú vas y te paras en el campo, observas cosas que los demás no podemos imaginar’. Era un tipo privilegiado con una gran visión”, señala Luis García.

Ferretti, el jugador con los fuertes disparos, ganó dos ligas con Pumas y dos copas de la Concacaf. como estratega posee cinco trofeos del torneo liguero, lo que lo acredita como uno de los mejores entrenadores en México. Ha encontrado su lugar con los Tigres de la Universidad de Nuevo León, club en el que ha estado desde 2010. Si algo puede presumir el Tuca es que nunca le han despedido. “Es el entrenador más longevo [63 años], solo ha dejado de entrenar tres meses después de que se retiró”, refiere Luis García.

“¡Acá no es, allá no es, es aquí!. Hay un hueco y yo tengo que entrar. Es todo”, gritaba molesto Ricardo Ferretti a sus jugadores durante un entrenamiento en 2014. Sus jugadores no podían culminar una jugada al ataque. El entrenador, desesperado, pidió la pelota. “Mira… ¡Chingada madre, mierda! ¡Sesenta putos años y prótesis y es mejor que ustedes”. Su disparo terminó en gol. Esa lección fue grabada y se dispersó por la web.

Su estilo enérgico le ha colocado como un personaje explosivo. En una conferencia de prensa, después de que sus Tigres quedaron eliminados de la liguilla, Ferretti habló con los medios.”Primero una dama, antes que un caballero. En su casa usted pone sus reglas, en mi casa las pongo yo”, le dijo a un periodista. “No voy a discutir con usted. Punto. ¡Usted no me tiene que decir qué carajo tengo que hacer!”. El comunicador intentó replicar y Ferretti soltó un golpe sobre la mesa y abandonó el lugar.

García Postigo lo esboza diferente. “Si lo conocieran verían que es un tipo tranquilo, muy afectuoso, cercano, chistoso. Es un tipo que procura tener una buena relación contigo.Es parte de su personalidad que en un entrenamiento te exija mucho. Es más bueno que gruñón”. En febrero pasado hubo una gresca entre aficionados de Tigres y de Veracruz, Ferretti, al ver la golpiza estalló en contra del personal de seguridad y contra los hinchas rivales. Su actitud le provocó una multa económica.

A Ferretti, sus exjugadores le consideran como un entrenador obsesivo, alguien que sabe armar bien a los equipos. Destacan que sabe respetar las jerarquías dentro del equipo. Se ha consolidado como un tipo que vive para el fútbol. En 2015 tuvo un reconocimiento por parte de la selección de México cuando le nombró como su entrenador interino. Con él ganaron el billete rumbo a la Copa Confederaciones de este año. “No estoy aquí para gustar a nadie, sino para hacer un trabajo”, ha reiterado el estratega.

Este jueves sus Tigres se enfrentan en la final de ida contra las Chivas de Guadalajara, conjunto que hizo campeón en 1997. Su escuadra luce como la favorita luego de ensamblar a un gran grupo encabezado por el francés Gignac. Una de sus principales características es la de imponer su disciplina. “Ya dejó de ser uin director técnico, ahora es un director general de recursos humanos. Él ha sido mentor de muchas generaciones”, concluye su pupilo García.

Loading...