Graue acepta pliego petitorio de CCH Azcapotzalco

3

CIUDAD DE MÉXICO.- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, abandonó este miércoles la reunión que sostuvo con estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco, sin haber firmado el pliego petitorio que se le entregó.

Sin embargo, la UNAM informó que el rector aceptó públicamente los nueve puntos que integran el pliego petitorio petitorio.

En la reunión de una hora, a la que asistieron más de 500 alumnos, profesores y padres de familia, duró una hora, también asistieron el secretario general de la Universidad, Leonardo Lomelí, y por el director general del CCH, Benjamín Barajas.

De acuerdo con la universidad, entre los puntos principales aceptados por el rector Graue destacaron la correcta asignación de docentes a cada asignatura acorde con el número de grupos y salones en ambos turnos; dar solución a los problemas de acoso, así como los de seguridad contra los miembros de la comunidad universitaria.

Asimismo, el rector se comprometió a realizar las acciones necesarias para la desarticulación, destitución y expulsión de la Universidad de grupos porriles y aquellas personas que los subsidien, promuevan y protejan; además de garantizar que no existirá ningún tipo de represalia a los participantes en el movimiento estudiantil.

“El rector Graue fue enfático al señalar que seguirá combatiendo hasta erradicar a los grupos porriles que agreden a los universitarios”, indicó la UNAM en un comunicado.

A la salida del plantel, un grupo de encapuchados despidió al rector con gritos de “Fuera Graue”, algunos lanzaron piedras sin causar daños.

Sin embargo, esa imagen contrasta con el recibimiento de los estudiantes, quienes, al llegar, le aplaudieron y gritaron un ‘Goya’.

Los estudiantes de este plantel, en paro desde el 27 de agosto, exigían la renuncia de María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas, directora del plantel, y además la falta de docentes.

Y aunque la dimisión llegó, los jóvenes acusaron la falta de respuesta a sus otras demandas, mismas que buscaron hacer escuchar el pasado 3 de septiembre, cuando marcharon frente a Rectoría y fueron agredidos por porros.