Hospedaje bajo las estrellas

4

A una hora de Madrid, España, se localiza Miluna, y no es precisamente un satélite, sino un centro de hospedaje con 12 habitaciones esféricas transparentes, que dan la sensación a sus huéspedes de dormir a la intemperie.

Está situado en una finca de cinco hectáreas en la localidad toledana de Hormigos; sitio aislado del ruido y la contaminación.

Desde las “lunas” se puede contemplar el cielo con sus amaneceres y atardeceres, a través de su techo y paredes cristalinas de PVC, hinchadas las 24 horas del día con una máquina prácticamente insonora.

En sus 30 metros cuadrados de superficie disponen de cama king size con dosel, bañera con vistas al cielo y están rodeadas por un jardín privado con plantas aromáticas. Asimismo proporcionan a los huéspedes interesados telescopio, libros y calendario lunar.

Su propuesta se dirige a todo aquél que guste de desconectarse del estrés de la ciudad y a la vez llenarse de vitalidad con diversas actividades como masajes, un flotarium de gravedad cero o su restaurante con productos regionales y de temporada.

También ofrece actividades como catas donde el vino, los quesos y el aceite de oliva son los protagonistas. Se visitan diversas bodegas centenarias, para luego degustar algunos vinos con denominación de origen.

De igual forma, se prueban quesos autóctonos y se recorre el museo del aceite, donde se conoce la historia de ese producto, para después comerlo junto con otros alimentos.

Además, es posible realizar deportes como senderismo, rutas en bicicleta o a caballo y golf. Y para quienes buscan adrenalina, se pueden hacer saltos en paracaídas, parapente, escalada y kayak.

Desde el hotel parten los recorridos a ciudades históricas ubicadas a sus alrededores como Toledo, Talavera o Ávila, algunas de las más importantes de la España medieval.

Tras el proyecto Miluna se encuentran tres jóvenes emprendedores que buscan proporcionar una experiencia única en un paisaje natural.