Investigadores mexicanos desarrollan biocombustible a partir del piñón

8

Investigadores mexicanos desarrollaron una tecnología para producir biocombustible a partir de la biomasa y el aceite de las semillas de piñón.

Al menos 70 investigadores del Programa de Investigación de Bioenergía del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) participaron en este proyecto.

El instituto realizó una colecta de semillas para conformar el Banco de Germoplasma de piñón, del cual se seleccionaron tres clones (copias idénticas): “Gran Victoria”, “Doña Aurelia” y “Don Rafael”, por su alto rendimiento de grano y contenido de aceite.

Los investigadores seleccionaron las plantas de piñón más aptas para la producción de este biocombustible amigable con el medio ambiente.

Esto representa una respuesta viable ante la demanda de alternativas de producción de biocombustibles amigables con el medioambiente, con el propósito de acompañar con capacitación, asistencia técnica y paquetes tecnológicos a los productores interesados en el establecimiento de plantaciones de piñón.

El biodiesel se produce con el aceite de las semillas de plantas como el piñón, la higuerilla, la soya y la palma de aceite.

“El piñón es originario de América tropical, es una de las mejores alternativas para el desarrollo de biodiesel gracias a su alto contenido de aceite y calidad industrial”, indicó el instituto en un comunicado.

Su cultivo es muy sencillo y se adapta a diversos climas. En México, se siembra en Chiapas, Guerrero, Quintana Roo, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Veracruz, Tamaulipas, Puebla, Sinaloa y Yucatán.

El etanol y el biodiesel son actualmente los biocombustibles más usados, por ejemplo, el etanol sustituye a la gasolina y se produce a partir de plantas con azúcares y almidones como caña de azúcar, maíz, sorgo.