Javier Duarte, procesado por lavado de dinero y delincuencia organizada

12

El exgobernador Javier Duarte irá a juicio. Un juez ha confirmado este sábado que existen pruebas suficientes para procesar por corrupción al que fuera una de las promesas renovadoras del PRI con la llegada de Peña Nieto a la presidencia. El exmandarario del Estado de Veracruz (este de México) se ha enfrentado este sábado a una segunda audiencia, donde la Fiscalía mexicana ha expuesto las pruebas que apuntaban directamente a los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero. Concretamente, el Ministerio Público lo acusa de desviar 1.670 millones de pesos de las arcas públicas, esto es, casi nueve millones de dólares.

La audiencia, que se ha llevado a cabo en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, empezó a las 10 de la mañana y se prolongó por más de nueve horas. Durante la vista, la Procuraduría General de la República (PGR) ha desglosado más 82 pruebas frente al juez Gerardo Moreno sobre la acusación por el desvío de recursos públicos por medio de empresas fantasma y testaferros. El juez ha determinado que Duarte permanezca en ese mismo reclusorio y ha ampliado hasta 6 meses más el período que tiene la PGR para investigar.

El exgobernador de Veracruz llegó el lunes pasado extraditado de Guatemala, donde fue capturado y ha estado tres meses detenido, esperando su traslado. Tras tocar tierra, fue ingresado en la prisión del norte de la capital, donde lo esperaba su defensa, encabezada por Marco Antonio del Toro. 

La primera audiencia por el caso se realizó el lunes y destacó notablemente por la falta de coherencia en los argumentos de la Fiscalía. “Los números no cuadran”, les llegó a decir en un momento el juez a los miembros de la acusación. 

Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación, pidió esta semana “tener fe” en el trabajo y estrategia que realiza la PGR. Pues está en juego mucho más que el destino de uno de los políticos presuntamente más corruptos de la historia de México. El juicio contra Duarte pone a prueba al propio Gobierno.