La hermética visita mexicana a la Casa Blanca

Las primeras horas de negociaciones a alto nivel entre Estados Unidos y México en Washington han estado rodeadas del máximo hermetismo y de un juego del gato y el ratón con una prensa a la que los enviados del presidente Enrique Peña Nieto, los secretarios de Exteriores y Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, han tratado de evitar a toda costa. Quizás porque mientras ambos celebraban reuniones con el Gobierno estadounidense, el presidente, Donald Trump, firmaba la orden ejecutiva más insultante para México, la que decreta la construcción del muro fronterizo, e insistía públicamente en que le pasará la cuenta al país vecino.

Poco antes de tomar el avión rumbo a Washington, Guajardo establecía las “clarísimas líneas rojas” de México en la negociación con el nuevo Gobierno estadounidense: “Si nos quieren hacer pagar el muro o si intentan frenar las remesas, México se para de la mesa”, prometió en entrevista con la cadena Televisa el martes. La realidad sin embargo parece haber desmentido rápidamente esas firmes intenciones.

La noticia de que Trump iba a firmar este miércoles el decreto presidencial por el que ordenó la construcción del muro fronterizo se conoció cuando Videgaray y Guajardo ya estaban en Washington o a punto de aterrizar (ni siquiera ha habido información oficial en torno a sus movimientos en la capital estadounidense).

Pese a ello, ambos mantuvieron al menos su agenda inicial y, a primera hora de la mañana de este miércoles, fueron vistos ingresando por una puerta lateral de la Casa Blanca.

Aunque ni la Casa Blanca ni la embajada mexicana quisieron confirmar el encuentro, este se prolongó durante varias horas. De hecho, ambos seguían aparentemente en algún lugar de la residencia presidencial mientras Trump salía rumbo al Departamento de Seguridad Nacional para firmar la controvertida orden ejecutiva que decreta la construcción del muro. El presidente republicano incluso se tomó el tiempo de conceder una entrevista a la cadena ABC para reiterar que México reembolsará “de alguna manera” a EE UU “el 100%” del costo de su construcción, volviendo a romper esa “línea roja” del ejecutivo mexicano.

En un intento de despistar a la prensa que aguardaba la salida de los ministros mexicanos a las afueras de la Casa Blanca, personal mexicano desplazó los coches oficiales y a los fotógrafos enviados por la embajada, haciendo creer a los periodistas que habían salido por otra puerta, cuando al parecer todavía permanecían reunidos en el interior.

Al anunciar el viaje de los dos ministros a Washington, la Cancillería mexicana había adelantado que Videgaray y Guajardo se reunirían con el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus; con los asesores presidenciales Jared Kushner y Stephen Bannon, el asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y los directores del Consejo Nacional de Economía, Gary Cohn, y de Comercio, Peter Navarro. También en la agenda: hablar de cómo “renegociar” el tratado de libre comercio conjunto, el NAFTA. Algo que se ha tornado más difícil aún para México después del aparente abandono del tercer socio y, hasta ahora, aliado, Canadá.

Loading...