La puntería está peleada con los chicos de Paco Jémez

28

El Cruz Azul de Paco Jémez tiene un premio extraoficial: el de generar más opciones al ataque, pero con una gran maldición, la de no meter el balón a la red. El club celeste perdió en la cancha del Azteca 2-0 frente al América pese a que generaron mayores oportunidades al ataque. Los celestes tienen una sequía de goles con solo seis en ocho partidos y ninguno ha sido de un nueve. “Aquí no hay culpables, hay responsables, no hemos matado a nadie”, dijo el español al término del partido.  

“Nos cuesta mucho ganar”, reflexionó el ibérico después del partido. La falta de triunfos los coloca como el penúltimo lugar de la liga y los ha llevado a una batalla que parecía ajena, la del descenso. Como en la mayoría de los juegos de Cruz Azul, la posesión inicial del balón fue de ellos. Empezaron a moverlo hacia las bandas, donde la mejor salida fue la izquierda a cargo del chileno Martín Rodríguez. Mandó centros al área, pero no se sincronizó con ninguno de sus dos centro delanteros, Martín Cauteruccio y Jorge Benítez.

“No creo que haya un jugador de América que haya corrido más que uno de Cruz Azul”

Las oportunidades de Cruz Azul pusieron en aprietos al América, los celestes movían los hilos del partido a placer. Las águilas tenían una táctica sencilla: salir con el pedal a fondo para buscar los contragolpes. Y así lo hicieron. En dos jugadas lograron llevar el balón al tiro de esquina. Michael Arroyo cedió el balón a Oribe Peralta y el mexicano puso el 1-0. El gol fue un uppercut para los chicos de Paco Jémez

Benítez, un ariete paraguayo de 24 años, no ha tenido su mejor momento como azul. Le ha costado encontrar la portería en la liga donde no ha marcado. Contra América tuvo hasta tres oportunidades claras para celebrar el fin de su malaria, pero no lo consiguió. Su frustración le llegó al banquillo del español, quien lo sustituyó al medio tiempo y mandó a un lateral defensivo como Omar Mendoza. 

“En cuanto a resultados, tenemos que estar cabreados, jodidos”

La ambición ofensiva del Azul se redujo de dos delanteros a solo Cauteruccio. El uruguayo tampoco pudo hacer nada. Los errores de los atacantes se contagió a todo el equipo. Al minuto 53 el mediocampista Rafal Baca recibió un balón en el área y no pudo pegarle el balón que baja del aire justo para un remate de ensueño. 

El mal momento del equipo del exestratega del Rayo Vallecano se mostró en la debilidad de la zaga defensiva. En un contragolpe de Silvio Romero el chileno Enzo Roco le derribó y se ganó la segunda tarjeta amarilla. Cruz Azul llegó a una crisis y a ocho minutos del final recibieron el doblete de Peralta

“No voy a dejar que nadie tire la toalla”, sentenció Jémez, quien verá a su equipo como el penúltimo de la tabla con seis puntos en ocho encuentros. La derrota contra el rival más importante del club lo deja en el limbo.