Los primeros 475 guardias llegan a vigilar la frontera

5

El anunció que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo la semana pasada sobre militarizar la frontera con México ya es una realidad. Desde ayer llegaron a Texas y Arizona 475 agentes de la Guardia Nacional para vigilar la zona limítrofe.

Un contingente de 250 agentes de la Guardia Nacional llegaron a Roma, Texas para desplegar una vigilancia más férrea a lo largo de la frontera entre Tamaulipas y Estados Unidos y de esta manera evitar la inmigración ilegal y el tráfico de drogas.

Los elementos se desplegaron por el lado estadounidense, a lo largo de Roma, donde se ubica el puente internacional que sirve como puerto de entrada entre México y Estados Unidos y que colinda con el municipio de Miguel Alemán, en Tamaulipas.

Por otro lado, en Arizona, el gobernador, Doug Ducey, dio a conocer que en esa zona serán 225 miembros de la Guardia Nacional que vigilarán la frontera de Estados Unidos, los cuales ya se han desplazado al lugar; sin embargo, la misma Guardia anunció a través de un comunicado que hoy enviará a otros 113 elementos.

De acuerdo con el documento, el escuadrón brindará apoyo a los organismos que están encargados del cumplimiento de la ley de frenar la operación de los delincuentes, el flujo de armas y municiones que se trafican en el estado, así como detener la trata de personas. Los militares permanecerán en la valla fronteriza hasta que esté listo el famoso muro que busca construir Trump entre ambos países.

Los elementos de la Guardia Nacional están moviendo cámaras y han establecido nuevos puntos de observación a lo largo de la frontera; no están armados ni tienen autoridad para realizar detenciones, por lo que, en caso de detectar la entrada de ilegales, llamarán a los elementos de la Patrulla Fronteriza para que lleven a cabo las acciones correspondientes.

No es la primera ocasión que este tipo de acciones de reforzamiento de la frontera por parte de la Guardia Nacional se llevan a cabo.

Se trata de un despliegue de características comparables a los que tuvieron lugar en 2006, durante la administración del presidente George W. Bush, con la operación Jump Start, y en 2010, durante la administración del presidente Barack Obama, con la operación Phalanx.

Además, la Patrulla Fronteriza inició ayer la construcción de un tramo de 32 kilómetros de valla fronteriza al oeste de El Paso, en el área de Santa Teresa, Nuevo México, para impedir el cruce de indocumentados y de armas.

En conferencia previa a la colocación de la primera piedra, el jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector de El Paso, Aaron Hull, aseguró que la construcción de la valla marca el comienzo del proyecto de edificación del muro de Trump.