Mancera propone un movimiento único progresista para las elecciones mexicanas de 2018

Las elecciones del Estado de México dejan tras de sí un reguero de conclusiones: desde la victoria pírrica del PRI a la fortaleza de Morena, pasando por la falta de tracción del PAN, el espíritu de supervivencia del PRD pese a tener todo en su contra o la apatía política de casi la mitad de la población que ni siquiera acudió a votar. Y, sobre todo, han marcado un punto de inflexión a menos de un año de unas elecciones federales que se antojan como una batalla de medio arco político mexicano frente a Andrés Manuel López Obrador, el único candidato seguro para 2018.

Menos de 24 horas después de la cita mexiquense y con este puzle indescifrable en la cabeza de políticos y analistas, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, ha defendido este lunes la necesidad de “construir un proyecto de convocatoria amplia” para implicar a aquellos que no se sienten “llamados por un partido en específico”. “Esta elección nos deja todo mucho más claro”, ha sentenciado Mancera. “Quien encabece ese proyecto es una cosa que después se puede resolver. Lo primero que tienes que hacer es renunciar a no ser tú la figura protagónica, y eso es lo que no se ha podido alcanzar”, ha añadido el jefe de Gobierno de la capital mexicana y, hasta ahora, uno de los máximos favoritos para liderar al PRD en las elecciones de 2018.

Aunque no de forma explícita, sus palabras tienen dos destinatarios: los cuadros de Morena que salieron del PRD y la amalgama de candidatos independientes que se han lanzado al ruedo político en las últimas semanas con propuestas reformistas y progresistas de todo tipo —desde el senador Armando Ríos Piter, que dejó el partido de Mancera en febrero para poner en marcha su propia candidatura presidencial, hasta el movimiento Ahora que lidera el exjefe de la CIDH Emilio Álvarez Icaza—. También, indirectamente, al conservador PAN: tras las alianzas entre este partido y el PRD para concurrir conjuntamente a varias elecciones estatales, entre otras las de este domingo en Nayarit, Mancera rechaza implícitamente esta fórmula para los comicios que decidirán el nombre del inquilino de Los Pinos para los seis próximos años. “El proyecto no debe pensar solamente en la solución simplista de las alianzas”, ha defendido.

La de Mancera no es la clásica reacción de un dirigente político después de unas elecciones en las que su partido ha logrado mucho más rédito del que le auguraban los sondeos. El candidato perredista, Juan Zepeda, consiguió superar con creces todas las expectativas previas con un discurso y un perfil diferenciado del resto de contendientes. Y, pese a que el resultado cosechado es casi siete puntos peor del obtenido en 2011, la emancipación de buena parte de sus cuadros —que secundaron a López Obrador en la puesta en marcha de Morena— y el trasvase de votos a la formación izquierdista no han sido suficientes para borrar al PRD del panorama político del Estado de México. Sin embargo, Mancera va más allá de cualquier tipo de parabien.

El mensaje del jefe de Gobierno de la capital mexicana parece más vinculado con el hecho de que la mitad de los sufragios en las elecciones del Edomex, el Estado más poblado del país, hayan ido a parar a formaciones progresistas —bien a Morena, bien al PRD— y con el potencial que tendría un movimiento amplio que aglutinase a quienes se consideran afines a esta ideología. El baile no ha hecho más que comenzar, pero a 11 meses vista de la cita de los mexicanos con las urnas Mancera es plenamente consciente de esa fuerza.

Krauze se suma a la petición de una alternativa para 2018

La de Mancera no ha sido la única voz que ha surgido este lunes en aras de una candidatura alternativa a las de PRI, PAN y Morena que agregue a los sectores progresistas de México. “Mi postura para 2018: no al corrupto PRI, no al mesiánico Morena, no al inepto PAN. Sí a una izquierda ciudadana, liberal e independiente”, ha tuiteado el historiador y escritor Enrique Krauze. “¿Dónde estaba [Emmanuel] Macron un año antes de las elecciones francesas? En ninguna parte, y sin embargo ganó. Hay que construir esa alternativa”, ha exhortado Krauze en un segundo mensaje. “Tendremos que inventar un candidato, me dijo [el economista e historiador] Daniel Cosío Villegas en 1975. Aplica hoy”. El terreno está abonado.

Loading...