Inicio México ¿Me compro un coche chino?

¿Me compro un coche chino?

El vendedor de la agencia hablaba de la tradición británica de la marca MG y en una de esas el cliente lo detuvo. Dubitativo, reviró en corto: ¿pero están hechos en China, no?… Sí, como los Iphone, respondió el empleado.

Los chinos cargan con una mala fama que quizás ya no es merecida. Su manufactura solía ser más barata que la mexicana y para bajar los costos al inicio del siglo no les importó pasar por encima de la calidad.

Pero esto es 2023. Quienes hoy trabajan en las fábricas son los hijos graduados de aquellos que batallaron para pagarles la universidad.

A México llegaron con varias marcas de coches, pero la que rompe paradigmas es MG, la marca centenaria creada en Birmingham, a dos horas y media de Londres, en el Reino Unido.

Refiere a las siglas de Morris Garages, el nombre elegido por el fundador de MG, Cecil Kimber, como muestra de respeto por su entonces jefe, William Morris, un artesano obsesionado con las bicicletas quien en cuanto pudo, le puso un motor a una, consiguiendo con ello, un primer automóvil. Cecil tuvo la visión de negocios y en la década de 1930, los autos MG ya ganaban carreras en su país y el resto de Europa.

Estos días están ganando en México, pero ventas. Rebasó a Renault, a Honda, Suzuki y prácticamente empató con Mazda. Los datos los ofrece la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices, la AMDA.

Fueron 48 mil 112 coches los que colocaron los vendedores de MG en 2022, o 133 coches diarios. Es una cifra que representa un aumento del 194 por ciento respecto a sus ventas de 2021.

¿Las razones? Yo no soy uno, pero hay varios expertos en coches que grabaron reseñas de cada uno de sus modelos. Los videos están en YouTube y ustedes pueden formar su juicio a partir de sus observaciones.

Más allá de que parecen bien hechos los modelos para sus precios, la compañía ofrece una garantía de 7 años y algunas opciones crédito con tasas por debajo de 10 por ciento. Vaya, armaron un plan bien agresivo de ingreso al mercado nacional.

Hay un detalle que cualquier persona puede observar poniendo atención: varias de sus partes llevan el sello de una marca: SAIC.

Antes conocida como Shanghai Automotive Industry Corporation, es la propietaria de la marca MG desde 2010, cuyas oficinas centrales están basadas en China.

“SAIC Motor, el fabricante de automóviles más grande de China, vendió 5.3 millones de vehículos en 2022, ocupando el primer lugar en (este país) durante 17 años consecutivos”, presume la compañía en su sitio web.

Entre otras de las medallas que exhibe está la de ser la primera empresa automotriz de China en vender 1 millón de vehículos de nueva energía (NEV), que incluye eléctricos, amén de ser el primer fabricante de automóviles chino con un volumen de ventas en el extranjero superior al millón de unidades.

¿Qué otra empresa muestra una inercia similar en el mercado de automóviles? Curiosamente otra china, Chirey.

Recién llegó el año pasado y entre los diferenciadores que ha puesto sobre la mesa está la oferta de 10 años de garantía en sus coches.

Fuentes del gremio avisan que SAIC tiene intenciones de largo plazo en México, mismas que incluyen la posible instalación de una planta de manufactura nacional.

Todo en el contexto del “nearshoring”, esa tendencia de relocalización de plantas de manufactura, que podría traer muchas fábricas a México y el resto de Norteamérica, para depender menos de los productos hechos en Asia.

Claro, traerlos al país debe pasar por temas políticos. Entre ellos, una mayor oferta de energía limpia, para cumplir con normas de estados como California, estrategia que topa con un gobierno renuente a permitir la inversión privada en energía.

También, claro, ver qué opina el gobierno estadounidense de permitir a los chinos comer parte del mercado regional norteamericano.

Publicidad