Medidas a etanol de Trump podrían ser peores que aranceles

7

Con base en sus propios cálculos de respaldo, el presidente de la Asociación de Productores de Maíz de Minnesota, Kirby Hettver, podría perder decenas de miles de dólares de ganancias debido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Tan perjudicial como la elaboración de la cerveza, la guerra comercial con China puede ser para Hettver y otros productores de soya estadounidenses, dice que el mayor impacto financiero podría producirse si Trump avanza con los cambios al mandato de Estados Unidos de etanol, conocido como el Estándar de combustible renovable o RFS.

Si bien los aranceles propuestos y anunciados por China la semana pasada se aplicarán a alrededor de 14 mil millones de dólares al año de exportaciones de soya estadounidense, el RFS representa el 38 por ciento de la cosecha de maíz de EU, valorada en alrededor de 21 mil millones de dólares a precios actuales.

Y a diferencia de la situación en el mercado de la soya, donde otros compradores podrían tomar el relevo de una caída en la demanda china, la anulación de las leyes estadounidenses sobre biocombustibles podría llevar a una destrucción real de la demanda.

Los agricultores “pensaban que estaban votando por un gobierno que daría apoyo al Estados Unidos rural y ahora están preocupados”, explicó Wallace Tyner, economista de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana.

El RFS exige que las refinerías de petróleo mezclen etanol, que en su mayor parte está elaborado a partir de maíz y biodiesel, derivado de la soya, con el petróleo.

En los 13 años transcurridos desde su implementación, el mandato ha sido un motor clave de la demanda de granos, pero la industria petrolera no está de acuerdo con la ley porque dice que su cumplimiento es demasiado costoso.

Donald Trump prometió apoyar el RFS durante los actos de campaña en estados como Iowa, el principal productor de maíz y etanol del país.

El mandatario estadounidense ha repetido esa promesa desde que asumió la presidencia y el otoño pasado ordenó al administrador de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA por la sigla en inglés), Scott Pruit,t que se abstuviera de realizar cambios en la ley.

En enero, la mayor refinería de petróleo de la costa este del país se presentó en quiebra y atribuyó el hecho al costo de cumplir con el mandato.

Eso hizo que el tema volviera a figurar en la agenda política y llevó a Trump a tener reuniones, la más reciente este lunes, para intentar llegar a un acuerdo.

La Asociación Nacional de Productores de Maíz, junto con otras agrupaciones, hizo que sus miembros enviaran una serie de tuits al presidente estadounidense, Donald Trump, antes de la reunión del lunes para recordarle su promesa de mantener la ley.

La amenaza a la demanda de etanol surge en momentos en que la economía rural ya se ve castigada por años de exceso de cosechas.

La sobreoferta dio lugar a una prolongada caída del precio de los granos, y se pronostica que los ingresos de los agricultores estadounidenses descenderán al nivel más bajo en 12 años en 2018.

Al mismo tiempo, China reaccionó ante la postura de línea dura de Trump respecto del comercio con un plan de aplicar aranceles a aproximadamente 50 mil millones de dólares de importaciones estadounidenses, entre las que se cuenta toda una serie de productos agrícolas.

Los agricultores como Hettver ven el impacto comercial de los aranceles chinos más como un hecho consumado pero conservan la esperanza de que Trump cumpla con sus promesas sobre el etanol y les evite sufrir más penurias.

“Espero que se atenga a su promesa porque, después de lo que ha ocurrido con los aranceles, realmente necesitamos el RFS. Venimos ajustándonos el cinturón desde hace cinco años.”, dijo Hettver en entrevista telefónica.