Inicio México Miguel de la Madrid y AMLO, dos gotas gemelas

Miguel de la Madrid y AMLO, dos gotas gemelas

En tiempos de Miguel de la Madrid (1983-1988) la inflación llegó a estar en 159% y la deuda pública alcanzó los 102 mil millones de dólares. Su gobierno intentó controlar la inflación con la disminución del déficit presupuestario y la oferta monetaria.

El peso se devaluó de 70 a 150 pesos por dólar, aumentaron los precios de los productos de la canasta básica y se congelaron los salarios de los trabajadores. Uno de cada dos mexicanos vivían en condición precaria.

Estableció un Pacto de Solidaridad Económica entre gobierno, empresarios, obreros y campesinos para detener el paso galopante de la inflación, sin embargo, al pasar 6 meses, de nuevo se disparó la inflación.

Hoy, con AMLO, pareciera un déja vu siniestro que, aunque las condiciones económicas del país son muy diferentes al de la época de los ochentas, se está repitiendo paso a paso para que estalle en todo su esplendor la crisis económica.

En esta colaboración solo veremos el tema de la inflación y el intento del gobierno actual para frenarla y como ya observamos, la receta que aplicaron los gobiernos priistas se está repitiendo.

Ahora el pacto para evitar la pérdida del poder adquisitivo se llama Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC). Cambian los nombres pero no el fondo. Se transforma para seguir igual o peor.

El modelo económico de López Portillo y De la Madrid se basó en el desarrollo estabilizador que se sustentaba en los excedentes de los altos precios del petróleo en el mundo, ahora se utiliza la misma fórmula para mantener subsidiados los precios de las gasolinas y el gas.

La inflación de los alimentos de la canasta Profeco ya va en 46 por ciento.

La deuda pública con AMLO, de acuerdo a la Secretaria de Hacienda, a noviembre de 2021, alcanzó los 13.01 billones de pesos, lo que significa que se ha endeudado al país al doble del ritmo que lo hizo Enrique Peña Nieto.

Durante los primeros 26 meses de la actual administración, la deuda externa del gobierno federal, se incrementó en 22 mil  332 millones de dólares, un 46 por ciento más que la generada en el mismo periodo de EPN.

Para los especialistas, las medidas del gobierno para combatir la inflación son insuficientes, ya que se debe ampliar la producción; sin embargo, ante la pandemia y la invasión rusa a Ucrania, el gobierno no apoyó la producción, al contrario, no hizo nada para respaldar a las empresas, quienes muchas de ellas, tuvieron que cerrar y por ende, despedir a sus empleados.

La recuperación de la economía en este sexenio, será imposible de revertir la caída del PIB que será en peor de los últimos siete sexenios, incluyendo a la administración de Miguel de la Madrid.

Otras medidas que definitivamente impedirían la pérdida del poder adquisitivo son  la disciplina y control del gasto público, además del combate a la corrupción, reglas que no respeta el gobierno de la 4T, al contrario se han caracterizado por el derroche  entre ocurrencias, obras faraónicas y el fondeo de programas de política social con tintes electorales.

El gobierno exige a los empresarios  apretarse el cinturón, pero ellos tiran el dinero público sin que nadie haga algo. El poder Legislativo y el Judicial han sido omisos en castigar el dispendio.

Bien por las empresas que han apoyado el pacto de AMLO, habla de su buena voluntad, mal porque el plan diseñado por el gobierno para combatir la inflación es difícil de implementar en el corto plazo, además de que se controlaría el precio en 24 de los 40 productos establecidos en la canasta básica.

En este sexenio, el número de pobres ha aumentado en 4 millones, de hecho esta administración es una de las que menos gasto social destina en América Latina a combatir la pobreza (10.4% del PIB) y con AMLO, 8%.

Recordemos que con Miguel de la Madrid uno de cada dos mexicanos vivían en condición precaria, en estos momentos más de la mitad de los mexicanos transita entre la pobreza y la marginación extrema.

La receta aplicada por los gobiernos de conservadores y neoliberales para domar a la fiera se replica ahora y el resultado será el mismo. Entonces, en dónde está la diferencia.

Publicidad