PT no gobierna ni un estado, pero le dan 289 mdp para campañas

En la línea de votación mínima para perder su registro, el Partido del Trabajo (PT) acumuló sólo para este año 289 millones 481 mil 600 pesos para sus campañas electorales, aunque hoy prácticamente no gobierna nada ni a nadie.

El PT, que se resistió y lo salvaron en 2015 de dejar el erario, costó más de 5 mil millones de pesos a los mexicanos en los pasados 23 años (El Financiero 03-11-2015), sin un notable impacto electoral y como opción casi nula de gobierno.

Desde que obtuvo su registro actual –en 1992– ganó apenas 26 presidencias municipales por sí solo, 20 diputados federales por voto directo y 79 plurinominales. Hoy tiene seis senadores, 19 alcaldías y no cuenta con diputados federales.

Dirigido siempre por un sólo presidente –Alberto Anaya–, el partido no ha ganado una sola gubernatura, aunque participó en triunfos de alianzas con otros partidos en 13 estados, y sólo en una ocasión presentó un candidato propio a la Presidencia de la República, Cecilia Soto, en 1994, con quien obtuvo 970 mil 121 votos, el 2.75 por ciento de los sufragios.

Además de 232 millones 607 mil 447 pesos que recibió del INE para campañas en 2017, del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) obtuvo 47 millones 428 mil 702 pesos; 5.3 millones de pesos del Instituto Electoral de Nayarit, y 4 millones 145 mil 451 pesos del OPLE de Veracruz. Así acumuló 289 millones 481 mil 600 pesos.

Con recursos frescos, el PT se envalentona hoy y también dice no a Andrés Manuel López Obrador a una alianza con Morena y Delfina Gómez en el Estado de México.

Al considerar que “López Obrador es medio autoritario”, el candidato de este partido, Óscar González Yáñez, consideró “imposible esta vez una alianza con quien nos descalifica todo el tiempo”.

Por ello dijo que continuará con sus acciones político-electorales, como devolver en efectivo el 32 por ciento de impuestos del IEPS del precio de la gasolina.

También –como se denunció en el IEEM– seguirá con sus apoyos económicos a jóvenes estudiantes que apoyan su campaña, quienes acuden a “echarle porras en los eventos del candidato”.

Loading...