¿Shampoo Hoed & Shouders? Es un éxito en Venezuela

17

Es probable que hayas usado, o al menos hayas escuchado hablar, del shampoo Head & Shoulders. Pero ¿te suena el Hoed & Shouders? ¿No? ¿Qué tal las máquinas de afeitar Max Quottro o las toallas higiénicas Aluays o el jabón de Yahnsan?

En el caso del caos económico que es Venezuela, estos son los nuevos y populares productos de consumo. Parientes muy distantes de las famosas marcas de origen estadounidense están abarrotando estanterías que a principios de este año no tenían ningún artículo, auténtico o no, que la mayoría de la gente pudiera darse el lujo de comprar.

Ahora hay una bonanza de un universo de imitaciones de China con etiquetas que se leen como nombres de marcas que han sido puestos en una licuadora.

Los compradores pueden ser engañados por un empaque que imita descaradamente lo que se vende en Estados Unidos. La impronunciable pasta de dientes Convenrt, por ejemplo, está en la clásica caja roja y blanca de Colgate. Pero una mirada detallada del empaque revela en letra pequeña que los artículos provienen de Hong Kong, Guandong o las provincias de Fujian. Algunos no enumeran ningún ingrediente; algunos enumeran algunos que son vagamente similares a lo que están en el original.

Pasta de dientes Convert en Venezuela. (Bloomberg)

Si bien estas imitaciones parecen infringir la propiedad intelectual de compañías como Johnson & Johnson y Procter & Gamble Co., los casos legales pueden ser difíciles de seguir en países en desarrollo como Venezuela.

El aumento de las imitaciones es bienvenido, aunque no es exactamente un motivo de celebración, en un país donde el sistema bizantino de controles económicos del gobierno socialista ha provocado una grave escasez de papel higiénico, antibióticos, pan y mucho más.

Que los clones tengan precios baratos es una ventaja. La inflación está fuera de control en Venezuela, con un ritmo anual de más de 4,000 por ciento en los últimos tres meses, según el índice Café con leche de Bloomberg.

Una unidad de Head & Shoulders se vende por 118 mil bolívares, pero Hoed & Shouders tiene un precio de 32 mil bolívares. Eso es aproximadamente la mitad del costo de un almuerzo corriente en Caracas. No está mal, especialmente si realmente hace que el cuero cabelludo deje de picar.