Inicio México ‘Siempre seremos los primeros’: el Marsella va por su revancha

‘Siempre seremos los primeros’: el Marsella va por su revancha

La llegada de Frank McCourt como propietario del Olympique de Marsella, en agosto de 2016, no fue bien recibida por los aficionados. No creían que el ex dueño del Dodgers de Los Ángeles, de las Grandes Ligas, sacara al equipo del mal momento deportivo. Sus críticos se basaban en sus antecedentes: bajo su mandato –que inició en 2004 y concluyó en 2012– la novena angelina sólo pudo calificar cuatro veces a los playoffs y nunca pudo conquistar la Serie Mundial.

“Creyeron que había dejado al Dodgers en la bancarrota y que lo mismo podía pasar con el Marsella”, comenta Arthur Jeanne, periodista de la revista francesa So Foot.

McCourt demostró que estaban equivocados. Contrató a Andoni Zubizarreta –antiguo directivo del Barcelona– como director deportivo– y a Rudi García –ex técnico de la Roma– como nuevo entrenador. Además, desde 2016 invirtió 112 millones de euros en fichajes, entre los que destaca la compra de Dimitri Payet, Luiz Gustavo y Florian Thauvin, quienes fueron clave para que el equipo terminara esta campaña en cuarto lugar de la Ligue 1 y clasificara a la final de la Europa League, en la que hoy enfrentará al Atlético de Madrid.

“Que jueguen la final es una revancha para el club. Ha pasado muy malos momentos en los últimos 25 años”, agrega Jeanne.

El Marsella es el único equipo francés que ha ganado la Champions League. Fue hace un cuarto de siglo cuando derrotaron al Milán que dirigía Fabio Capello y que integraban Ruud Gullit, Marco Van Basten y Franco Baresi. El cuadro marsellés estaba conformado por Fabien Barthez, Marcel Desailly y Didier Deschamps, pilares de la Selección francesa que se coronaría en el Mundial del 98.

Días después del festejo del título estalló el escándalo. Bernard Tapie –propietario del club– arregló un partido de Liga contra el Valenciennes. El crimen –relató la fiscalía– consistió en que el directivo le pagó a elementos del club rival para que se dejaran ganar, con el objetivo de asegurar el título de Liga una semana antes y que el equipo pudiera descansar para disputar la final de la Champions.

La Federación francesa impuso una sanción ejemplar. Le quitó el título de Liga y lo descendió a la Segunda División. La UEFA, por su parte, le prohibió participar en sus torneos por un año, pero le dejó el título de la Liga de Campeones. El club ascendió en 1994, pero no retomó el protagonismo mientras Tapie fue su propietario (1996).

Robert Louis-Dreyfus adquirió al club ese mismo año, pero no pudo levantar al equipo. En el invierno del 2000 nombró a Javier Clemente como entrenador y poco tiempo después a Tapie como presidente.

“Era un equipo que estaba en último lugar de la clasificación. Ganamos varios partidos, pero cuando Tapie tomó la presidencia me dijo que él iba a poner las alineaciones. Me negué y dejé el cargo. Era lo que él quería”, recuerda Clemente.

Al final de esa campaña, el Marsella sufrió un nuevo descenso administrativo, luego de que la Federación francesa no encontró congruencia entre los gastos y los ingresos del club. La siguiente campaña regresó a la Primera División y no fue hasta la 2009-10 que el Marsella ganó su único título de Liga y el primero en el siglo XXI. Días después de los festejos, Robert falleció por leucemia. Margarita, su esposa, tomó las riendas del club hasta que se lo vendió a McCourt por 45 millones de euros.

Jeanne dice que los aficionados del Marsella adoptaron el lema “Siempre seremos los primeros”, en relación a que fue el primer equipo galo que ganó la Champions. Si hoy vence al Atlético también se convertirá en el primer club de esa nacionalidad que gana la Europa League. Antes, se quedó cerca en un par de ocasiones de levantar el trofeo. La primera en la temporada 1998-99, cuando cayó con el Parma, y la segunda en la 2003-04, cuando lo derrotó el Valencia.

“Es un equipo compacto, efectivo al contragolpe y en el que Payet es el cerebro y el corazón del ataque. Si ganan, sería el segundo título más importante de su historia, sólo detrás de la Liga de Campeones del 93”, señala Clemente.