Slim, ICA y Alstom pierden el juicio por la línea 12 de metro de la Ciudad de México

El consorcio contructor de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, compuesto por Carso —firma propiedad de Carlos Slim—, el grupo mexicano Ingenieros Civiles Asociados (ICA) y la corporación francesa Alstom, tendrá que abonar más de 2.100 millones de pesos (112 millones de dólares) al Gobierno de la Ciudad de México tras perder el juicio en el Tribunal Superior de Justicia local. La sentencia refrenda la condena de marzo pasado, cuando la corte condenó al consorcio a pagar 1.000 millones de pesos, ha comunicado el Gobierno capitalino en una nota.

El grupo de empresas constructoras reclamaba al consistorio de la Ciudad de México 6.000 millones de pesos (320 millones de dólares) en concepto de adeudos e intereses, pero el tribunal local ha determinado que solo tiene derecho a recibir algo más de 4.000 millones (214 millones de dólares).

La sentencia obliga a Carso, ICA y Alstom a abonar la pena convencional por retraso, trabajos no ejecutados o mal realizados, así como daños y perjuicios que fijaba el contrato firmado en 2008 para la construcción de la línea 12, en aquel entonces emblema del metro capitalino. A dicha sanción, de 1.700 millones de pesos, se suma la obligatoriedad de pago de otros 400 millones de pesos por los gastos que el Gobierno de la Ciudad de México tuvo que afrontar para la rehabilitación posterior a las obras. Es la primera vez que este consorcio es condenado al pago de una pena.

La línea 12, también conocida como la línea dorada, fue inaugurada en 2012 en el marco de los festejos del Bicentenario, cuando Marcelo Ebrard (del izquierdista Partido de la Revolución Democrática) era jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Menos de dos años después, en marzo de 2014, tuvo que cerrarse por riesgo de descarrilamiento, provocado por diversos fallos en la fase de construcción.

Loading...