Suspenden búsqueda de cadete que cayó del busque Cuauhtémoc

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de cinco días de infructuosa búsqueda, la Marina Armada de México suspendió las acciones de rescate de la cadete Eva Lidia, que el 11 de junio pasado cayó en alta mar, en aguas internacionales del mar arábigo, durante una tempestad.

“En cumplimiento a los convenios internacionales en materia de búsqueda y rescate marítimo, realizó las coordinaciones con la Marina de Guerra de la India, misma que desplegó para reforzar la búsqueda un avión SAR Boeing P8I (VK-260), la fragata INS TEG (F-45) y el destructor INS MYSORE (D-60) con dos helicópteros a bordo, cubriendo un área de más de 4 mil millas náuticas cuadradas.

“Las unidades de la Marina de Guerra de la India y el propio Buque Escuela Cuauhtémoc, han realizado 120 horas de búsqueda, las 96 indicadas por los convenios internacionales en la materia, más 24 horas adicionales solicitadas por esta institución; al no haber localizado a la cadete Eva Lidia se suspenden las labores de búsqueda activa, en espera de indicios que permitan al Servicio de Búsqueda y Rescate de la India continuarlas”, informó la Secretaría de Marina.

Mediante un comunicado precisó la forma en que ocurrieron los hechos.

Dijo que los hechos ocurrieron durante el día del 11 de junio, mientras el buque navegaba a vela e iniciaba labores para recoger el velamen por condiciones meteorológicas adversas.

“Las condiciones de escora propias de la navegación a vela propiciaron que una ola de gran magnitud ingresara a la parte central del buque por el lado derecho; la entrada masiva de agua causó que los tripulantes que ahí se encontraban perdieran el equilibrio al ser alcanzados, lamentablemente la cadete Eva Lidia no logró sujetarse a la estructura del buque, siendo arrastrada fuera de la unidad”, abundó.

Dijo que al ocurrir lo anterior, se alertó al buque en general con la voz de “Hombre al Agua”, ejecutando el procedimiento para la búsqueda y localización, se cambió de modo de navegación a vela por navegación a motor, arrojando al mar aros y chalecos salvavidas para supervivencia, así como luces estroboscópicas para la ubicación.

“A la par, se establecieron referencias visuales para compensar los efectos del viento y la corriente con la finalidad de posicionar con la mayor precisión posible el área de caída de la cadete al mar”, destacó.

Destacó que debido a las características propias del buque y de su maniobra, se evita que la tripulación porte cualquier objeto, prenda o material que pueda engancharse o atorarse en la gran cantidad de cabos, cables, ganchos y aparejos que existen sobre cubierta.

“Antes de iniciar el crucero se les imparte capacitación para la supervivencia en la mar y periódicamente se efectúan prácticas de hombre al agua, aunado a lo anterior, durante su navegación a vela, se colocan cabos de vida en el exterior, por ambos costados del buque, además de que sobre cubierta se instalan otros para sujeción y tránsito, con la finalidad de solventar eventualidades de ésta naturaleza”, explicó.

Advirtió que este lamentable suceso es el primero de su tipo en 35 años de servicio que próximamente cumplirá el buque Escuela Cuauhtémoc, en cuyos viajes a través del mundo se han fortalecido cuerpo, mente y espíritu de hombres y mujeres de mar, templando su carácter para hacer frente a los grandes retos que la sociedad demanda.

“Todos y cada uno de los que integran la Secretaría de Marina-Armada de México se solidarizan con los familiares y esta Institución naval otorga el apoyo y respaldo necesario que permita la normatividad en la materia. Asimismo, agradecemos a la Marina de Guerra de la India, así como a los centros coordinadores de rescate de los países que apoyan el esfuerzo de búsqueda de la cadete Eva Lidia”, concluyó.

Loading...