Telefónica y AT&T advierten al regulador mexicano del riesgo para la competencia

14

Telefónica y AT&T, los dos principales competidores de Telcel (América Móvil) en el mercado mexicano de la telefonía celular, fijan sus miras en el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) después de que la justicia del país norteamericano haya dejado este miércoles en sus manos la decisión de mantener o no la tarifa cero de interconexión que estableció la reforma del sector acometida en 2014. Tras este cambio en las normas del juego –que puede derivar en un severo daño para sus intereses– tanto la empresa española como su par estadounidense han instado al regulador a considerar el riesgo para la competencia que supondría la imposición de un coste por la emisión de llamadas a teléfonos Telcel desde otros operadores.

“Ante un fallo adverso para el futuro y la estabilidad de las empresas de telecomunicaciones de menor escala en el país, surge la pregunta de cómo las autoridades mexicanas buscarán equilibrar la posición competitiva de las empresas que resultan severamente perjudicadas con esta determinación para que éstas puedan seguir brindando sus servicios a los usuarios con calidad y productos innovadores”, expone Telefónica México en un comunicado. “A partir de este momento, el IFT debe encontrar la forma de asegurar la máxima asimetría posible y mantenerla el tiempo necesario para garantizar la competencia efectiva”, añade. “De lo contrario, se perpetuará la concentración de mercado en el sector de las telecomunicaciones, creando un ambiente de desequilibrio que al final, se verá reflejado en las opciones que el mercado brinda a todos los usuarios mexicanos”.

En una línea similar, AT&T ha emplazado al IFT a respetar “el espíritu de una reforma” que abrió el mercado mexicano a nuevos jugadores. “Invertimos en México confiando en el amplio respaldo público que recibieron las reformas constitucionales y legislativas de telecomunicaciones. Dos años después de nuestra llegada aún enfrentamos a un operador dominante que tiene cerca del 65% del mercado”, ha subrayado la teleco estadounidense en una nota.

La decisión de cambiar o no uno de los principios esenciales de la reforma de telecomunicaciones del Gobierno de Enrique Peña Nieto está, desde este miércoles, en manos del IFT. El fallo de la Suprema Corte de Justicia mexicana retira al poder legislativo el poder de fijar la tarifa de interconexión entre operadores y la transfiere al regulador del sector. Si este organismo optase por fijar tarifas distintas de la vigente –cero pesos por llamada emitida desde otro operador y recibida en un teléfono Telcel, independientemente de su duración–, Telefónica, AT&T y el resto de empresas que operan en el mercado mexicano de telefonía sufrirían un importante revés económico. No obstante, la sentencia descarta cualquier tipo de pago retroactivo de los operadores: en caso de que el regulador anulase la tarifa cero de interconexión, los competidores de Telcel solo tendrán que pagar los costes derivados de la nueva normativa desde que esta entre en vigor, previsiblemente a principios de 2018.

Satisfacción de América Móvil

Si el fallo de la Suprema Corte –no por esperado después del proyecto presentado la semana pasada por uno de los ministros del tribunal– ha supuesto un jarro de agua fría para Telefónica y AT&T, todo lo contrario ha sucedido en el caso de América Móvil. La compañía de telecomunicaciones, de la que el magnate Carlos Slim es accionista mayoritario, ha celebrado este miércoles que la justicia le haya dado a razón y haya declarado inconstitucional que el Legislativo tenga la facultad de determinar la tarifa de interconexión entre operadores.

“Esta importante resolución devuelve al IFT la facultad de determinar, con base en las mejores prácticas internacionales y las metodologías de costos que determine, la tarifa de interconexión que los concesionarios deberán pagar a Telcel por el tráfico que terminen en su red, tarifa que debe ser orientada a costos, transparente y razonable”, ha remarcado América Móvil, matriz de Telcel, en un comunicado a última hora de la tarde de hoy.