Tras la tragedia del colegio Rébsamen… nadie ‘aparece’

Ni la dueña del Colegio Enrique Rébsamen ni los encargados de certificar la resistencia del edificio colapsado pueden ser encontrados.

Mónica García Villegas, dueña del inmueble en el que murieron 19 niños y siete adultos tras el sismo del 19 de septiembre, no se presentó al citatorio que le hizo la procuraduría capitalina.

Además, padres confirmaron a este medio que perdieron contacto por completo con la mujer desde el lunes pasado.

La mujer tiene que declarar en torno a la falsificación del certificado de uso de suelo por derechos adquiridos que se usó para mantener abierta la escuela y para sortear una verificación administrativa.

Por otra parte, los responsables de obra del Colegio Enrique Rébsamen, encargados de certificar la resistencia del edificio colapsado, tampoco pueden ser localizados.

Durante cinco días, El Financiero Bloomberg buscó a los ingenieros Juan Mario Velarde Gámez y Juan Apolinar Torales Iniesta pero se pudo constatar que los técnicos abandonaron sus puestos de trabajo hace varios días y tampoco responden ni por teléfono ni en persona en sus hogares.

A decir de expertos en seguridad estructural, el edificio del colegio era una bomba de tiempo llena de irregularidades técnicas, fallas en el diseño y adiciones ilegales de sobrepeso, que tarde o temprano iba a estallar en las manos de las autoridades.

“Curiosamente vemos que tenemos tres marquesinas que realmente no son marquesinas, más bien parecen pasillos que están de alguna manera, por lo visto, invadiendo aéreamente la vía pública (…) pero además de que hicieron esa marquesina, le pusieron un muro que hace de antepecho de mampostería, o sea, es un elemento en cantiléver, un elemento con un momento de volteo que tiende a caer, si yo le adiciono una carga más, obviamente va a fallar”, explicó en entrevista Mauricio Buitrón Monroy, presidente del Colegio Nacional de Ingenieros Arquitectos de México.

Según la delegación Tlalpan, en 2014 el ingeniero Arturo Pérez Rodríguez, corresponsable de obra, dudó de la resistencia del inmueble y pidió pruebas de carga e inspecciones a la estructura, de acuerdo con oficios revelados el 27 de septiembre.

Estos documentos confirmaron que los ingenieros Juan Mario Velarde Gámez y Juan Apolinar Torales Iniesta certificaron que el edificio cumplía con lo dispuesto en el reglamento de construcciones para el entonces Distrito Federal. Incluso aseguraron que contaba con la resistencia para soportar un sismo.

“Con relación a este inmueble, a esta escuela, de entrada, quiere decir que desde el 85 no cumplió con la normatividad porque no lo reforzaron adecuadamente… Aquí, es necesario checar, de alguna forma, quién fue el que dictaminó el visto bueno de uso y operación”, consideró Eduardo Sánchez Anaya, presidente Unidad Nacional de Ingenieros.

Además del proceso por la falsificación del certificado de uso de suelo, hay dos expedientes más contra García Villegas. Uno iniciado de oficio por la procuraduría capitalina tras el colapso del inmueble y otra que se inició a petición de la delegación Tlalpan por irregularidades en la operación el colegio. Además, un grupo de padres de familia prepara una denuncia penal.

Loading...