Un Muro de Odio ¿Estará iluminado por un Rayo de Esperanza?

5

Fuente: Cortesía

La organización no lucrativa HERITAGE, que reúne más de medio millón de simpatizadores del ala conservadora –Republicana-, en Estados Unidos (EU), “que pagan membresía”; se muestran desencantados del manejo, de las expectativas y de las políticas financieras y económicas, nacionales e internacionales, del Presidente Donald Trump a la firma,-finalmente-, del presupuesto para este 2018.

La Cámara de Representantes aprobó ya un paquete de gastos –denominado ómnibus-, por un total de 1.3 billones de dólares, para evitar un tercer cierre de gobierno en el año fiscal 2018. Con este presupuesto, la legislación mantendrá funcionando el gobierno hasta septiembre; lo que brindará al menos seis meses, sin un gran enfrentamiento presupuestario.

Pero como indicó la administración Trump, el ómnibus claramente no cumple con todas las prioridades del Presidente.

“Estoy considerando un VETO del proyecto de ley Ómnibus, basado en el hecho de que los más de 800 mil beneficiados de DACA han sido totalmente abandonados por los demócratas -ni siquiera se menciona DACA en la ley- y el Muro Fronterizo, que desesperadamente se necesita para nuestra Defensa Nacional, no sea completamente financiado”.

Eventualmente, Trump retrocedió a sus peticiones “caprichosas” y firmó, pero no sin amenazas de último minuto que pone de manifiesto el estado precario en que se encontraba la legislación durante todo el proceso, declara expresamente HERITAGE.

“Una fuerte frontera militarizada y segura es la pieza central de los esfuerzos de la administración para mantener a nuestra nación a salvo”, dijo la Casa Blanca en su declaración político administrativa. -El ómnibus-, dice, es producto de la negociación y el compromiso, incluye aumentos de gastos derrochadores para asegurar el apoyo bipartidista”.

Escondido en el cuerpo de esta ley de gastos ómnibus -de 2.232 páginas-, hay una disposición que agrega otra capa de complicación desilusionante para las iniciativas de reorganización de la administración Trump. De acuerdo con el ómnibus, las agencias no pueden simplemente eliminar un programa u oficina específica a menos que el Congreso haya autorizado el cambio en una ley de asignaciones especifica; sin embargo Trump ya está “notificando” que al no haber recibido sino solo una fracción de lo solicitado para la construcción de “el Muro”, utilizará presupuesto asignado para defensa militar alegando que el “muro“ es cuestión de seguridad nacional”.

Pero, “Ninguno de los fondos disponibles en esta u otra Ley de asignaciones se puede usar para aumentar, eliminar o reducir fondos para un programa, proyecto o actividad como se propone en la solicitud de presupuesto del presidente para un año fiscal, hasta que dicho cambio propuesto se realice posteriormente a esta ley de asignaciones, y de conformidad con las disposiciones de reprogramación o transferencia de esta o cualquier otra ley de asignaciones”, se expresa en la ley de gastos de 2018.

En materia laboral, los trabajadores solo ven un raquítico 1.9 por ciento de aumento, que Trump asigno a fines de 2017, para la mayoría de los empleados civiles. Los miembros militares recibirán un aumento salarial de 2.4 por ciento.

“Algunas de las mejores noticias para los empleados federales son lo que no está en el ómnibus”, dijo en un comunicado el presidente del Sindicato de Empleados del Tesoro , Tony Reardon.

“No hay recortes en la compensación, y no hay un retroceso del debido proceso que garantice que los empleados de primera línea no estén sujetos a represalias y favoritismos arbitrarios e injustos. El servicio civil basado en el mérito de la nación es la fuerza de trabajo pública más importante del mundo y en esta economía saludable, alentaremos al Congreso a dar el próximo paso y proporcionar un aumento salarial del tres por ciento para los empleados federales en 2019”, señaló Reardon.

El ómnibus también incluye casi mil 600 millones de dólares para la construcción “de un muro y tecnología relacionada a lo largo de la frontera entre EU y México”; que es significativamente menor que la solicitud de Trump, que oscilaba entre los 33 y 38 mil millones de dólares.

“Esta última y masiva ley de gastos- ómnibus-, representa todo lo que está mal con Washington e ignora cualquier apariencia de proceso de presupuesto de orden regular a cambio de legislar y financiar por crisis”, asevera HERITAGE.

La fuerza del congreso de EU parece tomar cordura; pero aún un 45 por ciento califica de positivo el desempeño de la administración Trump; hágame el favor estimado lector; y tome nota.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados [email protected]

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.