Un road trip a la California del vino

Para conocer una región hay que recorrerla por tierra, asomarse por la ventana y disfrutar del paisaje. Contemplar esa pequeña loma bañada de dorado, las montañas y la costa que se dibuja a la distancia; apreciar los sembradíosy disfrutar de los maravillosos frutos del campo.

road_trip_al_vino_de_california_menu_el_universal.jpg

Nosotros, para descubrir los vinos de California, emprendimos un road trip por diferentes zonas vitivinícolas de este gran estado. ¿Cuántos kilómetros recorrimos? Partimos desde Los Ángeles, pasando por Santa Barbara, Monterey, Santa Cruz, Livermore y, en un segundo viaje, Napa y Sonoma, estas últimas las regiones más reconocidas en cuanto a elaboración de vino. Este es un recorrido que se midió no en kilómetros sino en copas de vino y atardeceres bajo el azul de la soleada California.

Tierra de contrastes
California es un estado privilegiado para cualquier actividad agrícola gracias a su clima templado y su topografía. Colindando al oeste con mil 300 kilómetros de costa del Pacífico, este territorio goza de las bondades de la brisa marina y la neblina que se forma en las montañas y baja a los valles, un fenómeno que funciona como un sistema natural de aire acondicionado y que resulta benéfico para el cultivo de la vid.

road_trip_al_vino_de_california_menu_el_universal_2.jpg

Así, variedades como la Chardonnay y la Pinot Noir han encontrado en las más de 100 áreas vitivinícolas del estado o American Viticultural Areas (AVA’s) una expresión que denota la personalidad de los diferentes terroirs californianos. Luego, los viñedos plantados en las colinas del norte de California son ideales para la Cabernet Sauvignon y la Merlot, pues el aire frío contrarresta el calor directo del sol. Además, en el tema de los suelos, los viñedos encuentran gran potencial en los terrenos arenosos, con toques de granito y grava, factores que contribuyen a la mineralidad de sus vinos blancos, rosados y espumantes.

La fiebre del vino
La historia del winemaking en el Estado Dorado es antigua pero, por lo general, se relata como una historia reciente. Hay que recordar que la vitivinicultura en América llegó con la Conquista y que ya se elaboraba vino durante la Colonia bajo el dominio español en el estado de Baja California, en México, y en las misiones cristianas en lo que hoy es California, Estados Unidos.

No obstante, la Historia (con H) sucede y el vino pasó a ser un producto casero hasta principios del siglo XX. Más tarde, “durante la etapa de la Prohibición la única institución que tenía permiso para elaborar vino era la Iglesia, pero cada cabeza de familia en los Estados Unidos podía elaborar hasta 800 galones de vino al año, sin pagar impuestos. Así, las personas sí podían tomar vino, sólo que tenías que hacerlo tú mismo y por lo regular era de baja calidad,” nos explica Eric Wente, cuarta generación de productor de uva y dueño de Wente, una de las bodegas familiares más antiguas que introdujo la Chardonnay a California en 1912. Fueron pocos los productores que durante la década de los veinte lograron conservar buenos procesos de elaboración del vino, como Wente, en la zona de Livermore, y la bodega Ridge, en las montañas que rodean el Silicon Valley. Para 1950 y 1960 la industria del vino en California comenzó a despegar con caldos accesibles que se enfocaban al volumen en cuanto a producción.

Ya en la década de los setenta, fue el crítico de vinos Robert Parker y el winemaker Robert Mondavi quienes lograron poner en el mapa vinícola a los vinos californianos de la región de Napa y, desde entonces, los estilos “parker” o “mondavi” han dado pauta no sólo para el crecimiento de diferentes zonas vitivinícolas en el estado, sino que han marcado una tendencia en cuanto a wi nemakingque, hasta años recientes, dominaba la producción de vino de todo el país.

Hoy por hoy, cada AVA comienza a empoderarse y diferenciarse buscando expresar las particularidades de su terroir en copa.

road_trip_al_vino_de_california_menu_el_universal_4_0.jpg

Road trip al vino

Programa al menos cinco días para darte rienda suelta visitando bodegas. Vuela a Los Ángeles y de ahí dirígete rumbo al norte del estado. Comienza por Santa Barbara, en la bodega Brander, donde se especializan en Sauvignon Blanc y Cabernet desde 1975. “Nuestras especialidad es la Sauvignon Blanc,” nos cuenta Fred Brander, dueño del viñedo, “elaboramos 11 etiquetas diferentes con esta uva, lo que nos posiciona como un punto de atención interesante en el estado; esta variedad tiene muchas posibilidade s.”De aquí te recomendamos el Sauvignon Blanc del viñedo Los Olivos, un blanco con buena acidez y buen balance en boca.

road_trip_al_vino_de_california_menu_el_universal_3.jpg

La segunda parada será la zona de Paso Robles, una región donde se planta casi el 80 por ciento de variedades tintas. Cabe destacar que, conforme avanzas hacia el norte, los vinos van adquiriendo una personalidad más elegante, con aspiraciones hacia la alta gama. Aquí, dirígete hacia Hope Family Wines, un proyecto íntimo y familiar con prácticas sostenibles y, si tu gusto se decanta hacia los tintos melosos, aquí te sentirás como en casa. El winemakerJas on Diefenderfer es muy hospitalario y te dará un excelente recorrido entre sus viñedos asentados entre robles centenarios. De esta bodega, prueba su etiqueta Troublemaker, un blend de Syrah, Grenache, Mouverdre, Sirah y Zinfandel.

Una tercera parada será la playa Pebble, una bahía hermosa que alberga el pintoresco pueblo Carmel. Toma el lunch y descansa en la playa antes de dirigirte a Livermore para visitar Wente, uno de los viñedos con más historia de California. No dejes de probar sus etiquetas de Pinot Noir y Chardonnay; además, la bodega cuenta con un restaurante de fine dinning y, si andas por ahí a la hora de la cena, es ineludible que pruebes su chuleta de cerdo con compota de chabacano. Dedica un día a la zona de la bahía de San Francisco para luego dirigirte a la famosa Napa. Una bodega que debes visitar es la de Robert Mondavi, no sólo por el legado que tiene en la región, sino por la calidad de sus vinos. Dependiendo de tu ruta, podrás visitar unas ocho bodegas y, sin duda, contarás los días en copas de vino.

El vino de California en cifras

85% de la uva del vino debe ser cultivada en el área marcada por cada AVA para que lleve su denominación en la etiqueta. Cualquier vino marcado con “C alifornia” tiene 100% uvas cultivadas en este estado.

1812 es el año en que se plantaron las primeras uvas en el territorio de Sonoma. Actualmente, esta AVA tiene la mayor producción de Pinot Noir de California, con cerca de 500 bodegas y 60 mil hectáreas plantadas.

227 lineamientos de buenas prácticas conforman el Código de Vitivinicultura Sustentable del Estado de California, que van desde el cuidado de la viña hasta el resultado en la copa.

Planea tu ruta
La distancia entre copa y copa El estado de California es inmenso, te tomaría más de 10 horas ininterrumpidas de manejo si lo quisieras atravesar de sur a norte por la carretera federal 101, que recorre el estado por la costa. Así que saca el mapa y planea con cuidado tu recorrido. He aquí algunas paradas en cada zona:

Brander Vineyard en Santa Barbara. Excelentes etiquetas de Sauvignon Blanc. Info: brander.com

Hope Family Wines en Paso Robles. Un paisaje donde destacan los inmensos robles y los campos de viñedos. Info: hopefamilywines.com

Scheid Vineyards en Monterey. Trabajan con varietales interesantes como la Viognier y, además, elaboran un espumante que es buen representante de esta región. Info: scheidvineyards.com

Ridge Vineyards en Monte Bello. Data deste 1962 y tiene gran prestigio por sus vinos, elegantes y de gran presencia en copa. De aquí te recomendamos el Chardonnay y el Zinfandel 2014. Info: ridgewine.com Wente Vineyards en el Valle Livermore. Una bodega familiar con mucha historia. Tienen un campo de golf y restaurante; así que tómalo en cuenta en tu visita. Más info: discovercaliforniawines.com

Loading...