Inicio México Un vistazo a la Fórmula E que inicia en diciembre

Un vistazo a la Fórmula E que inicia en diciembre

La Fórmula E comenzará en diciembre su quinta temporada en Ad Diriyah, Arabia Saudita. Mientras la Fórmula Uno tiene una historia de conductores carismáticos y rivalidades de equipos de larga historia, la nueva serie totalmente eléctrica centra gran parte de su entusiasmo en el diseño único y la ingeniería de los propios coches.

Son máquinas delgadas de más de media tonelada con capacidad para 335 caballos de fuerza aproximadamente, con extremos frontales en forma de cuchillas. La nota colectiva de las carreras suena como una horda de avispones que zumban en las tribunas.

BMW está programado para que entre en el año como fabricante, asociarse con Andretti Autosport, y la afiliada de Mercedes; HWA, se unirá como precursora de la entrada oficial de Mercedes la próxima temporada. Renault está fuera; Nissan se pone interesante.

Sin embargo, el mayor cambio esta temporada es el auto. A diferencia de la Fórmula Uno, los autos deportivos de la Fórmula E son todos muy parecidos, lo que permite ajustes menores en los frenos, los engranajes y las ruedas. Todos esos refinamientos apuntan a los sistemas que vienen para los vehículos de consumo en los próximos años. Aquí nueve cosas que debes saber sobre la nueva temporada.

| Alastair Staley / LAT

Difícil de creer pero antes de este año, los conductores tenían que cambiarse a un auto nuevo a la mitad de cada carrera en un tiempo de 45 minutos. Este año, cada equipo utilizará una batería de iones de litio de 385 kilogramos desarrollada por Williams. Con el doble de almacenamiento de energía, ofrece el doble del alcance, suficiente para cubrir la distancia completa de cada curso.

Los autos de la Fórmula E pueden corren a 92 kph en 2.8 segundos, casi lo mismo que sus hermanos que utilizan gasolina. Pero los autos de F1 pueden alcanzar velocidades máximas de 370 kph; en Fórmula E la velocidad máxima es de 174 kph.

La forma del automóvil, que incluye la nariz en forma de aguja y la enorme ala en la parte posterior, dirige y controla de manera eficiente el flujo de aire.

El diseño de la rueda también se ha desregulado en la Fórmula E, lo que significa que cada equipo puede ajustar el rendimiento de sus llantas de 18 pulgadas de radios.

Cada equipo utiliza el mismo sistema de frenos hidráulico fabricado por el fabricante italiano Brembo. Típicamente los autos de la Fórmula E tienen discos de freno de carbono, que pueden alcanzar altas temperaturas. La gestión del calor es crucial: el funcionamiento de los frenos demasiado caliente significa que se oxidan y se desgastan rápidamente.

El motor puede girar a 20 mil revoluciones por minuto (rpm), lo que produce 250kW (aproximadamente 335 hp). Un coche de F1 está limitado a 18 mil rpm.

Un equipo puede adaptar la suspensión a su gusto. La mayoría cuenta con una suspensión de doble brazo de acero con amortiguadores dobles, además de barras antivuelco ajustables. Los autos de Fórmula E generalmente viajan más alto que los de F1, y vienen con múltiples configuraciones de suspensión, ya que la mayoría de las carreras de esta serie están en las calles de la ciudad en lugar de pistas de carreras. Cada equipo utiliza la misma “célula de supervivencia” de fibra de carbono y aluminio (el marco protector alrededor de un conductor), fabricado por el diseñador de chasis italiano Dallara Automobili SpA.

A diferencia de la batería y el aparato de potencia, los motores y las transmisiones no están estandarizados en el campo de la carrera, cada equipo puede hacerlos según sus propias especificaciones. Algunos equipos usan una solución de un solo engranaje, pero otros aún usan dos o tres.

En una carrera de Fórmula E, el ruido es una mezcla de neumáticos, el ruido de los coches que se mueven por el aire y el zumbido de sus transmisiones. A la velocidad máxima, un auto eléctrico de carrera alcanza aproximadamente 80 decibeles, un poco más de lo que produce un automóvil normal a 112 kph. Un coche de F1 puede alcanzar 130 db o más.