Una alternativa para superar la pobreza laboral en Querétaro

La pobreza laboral en Querétaro no cede, en una década ha crecido en 8 puntos porcentuales. En términos numéricos, cerca de 310 mil trabajadores en el estado, no pueden alimentar a todos los miembros de su familia con el ingreso de su trabajo.

¿Qué se debe hacer para remediar esta situación?

Debemos poner el foco en la incubación de empresas y emprendedores sociales. La economía social ha demostrado ser un modelo alternativo, constructivo y conducente a una sociedad más justa, más equitativa y que asegura una calidad de vida mejor para los trabajadores.

Las empresas sociales siguen un modelo participativo y no directivo, lo que permite la colaboración social y la transparencia. Además, no debe pensarse que sólo aplica para empresas pequeñas, pues éstas pueden competir en un contexto globalizado y capitalista, y al mismo tiempo promover valores como la cooperación y participación, la transparencia y la rendición de cuentas, la responsabilidad social y ambiental, la innovación y el desarrollo tecnológico, el comercio justo y solidario.

La creación de empresas sociales es una herramienta importante para el desarrollo social, ya que la producción responsable y el ingreso están al servicio del empleo y de los trabajadores, esto es un enfoque distinto al capital tradicional.

Las empresas sociales invierten en sus socios, los mismos trabajadores, para garantizar su existencia en el largo plazo, favorecen la continuidad de más empleo y con mejores condiciones, y generan rentabilidad para sus propios trabajadores.

Se trata de favorecer los ambientes para que los grupos sociales, que han sido excluidos por el sistema económico actual, puedan convertirse en empresarios sociales a través de créditos, programas educativos y la promoción de empresas cooperativas.

Los gobiernos presumen cifras: que si hubo crecimiento del 6 por ciento en actividad económica, que se construyeron tantos kilómetros de carretera o modernizaron tales andadores, o que se acumularon al segundo trimestre del año más de 33 mil 600 empleos en el estado. Sin duda son temas importantes, pero hay un dato que no se presume mucho: en Querétaro la pobreza laboral pesa en el 37 por ciento de la población económicamente activa.

A pesar de que el estado ha logrado un crecimiento económico espectacular, de la llegada de capitales extranjeros, del desarrollo de nuevas industrias, o la dinámica comercial de Querétaro de la última década, la pobreza laboral ha aumentado reiteradamente.

Esto se debe a que nuestras políticas públicas están diseñadas para crecer pero no para generar desarrollo y bienestar social. Y si lo que se pretende es mejorar la calidad de vida de las personas, hay algo que claramente está saliendo mal, pues el enfoque actual de la política económica no viene acompañado de un aumento del bienestar: sin duda un paradoja.

Es importante también intensificar la promoción de inversiones extranjeras y nacionales en el estado. El hecho de que el crecimiento económico no se traduzca necesariamente en bienestar social, no quiere decir que tengamos que abandonar esa estrategia. No se ha reducido la pobreza laboral, no tanto por lo que hemos hecho, sino por lo que hemos dejado de hacer.

*Politólogo, Maestro en Dirección de Negocios, docente de Economía Social y director de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Mondragón México que pertenece al grupo empresarial cooperativista Corporación Mondragón.
[email protected]

Loading...