Whitmer gana candidatura demócrata a gobernador de Michigan

3

LANSINGLa exsenadora estatal Gretchen Whitmer obtuvo la candidatura demócrata a gobernador de Michigan y enfrentará al secretario de Justicia republicano, Bill Schuette, un aliado del presidente Donald Trump, en las elecciones de noviembre.

Schuette y Whitmer -veteranos ambos en la función pública- se impusieron fácilmente a sus rivales del martes y buscarán suceder al gobernador republicano Rick Snyder, quien alcanzó el límite de reelecciones.

Otro favorito de Trump, el empresario y veterano de Irak, John James, ganó su primaria y enfrentará a la senadora demócrata Debbie Stabenow, quien aspira a su cuarto período.

Aunque Whitmer puede elegir a un hombre como compañero de fórmula, los demócratas presentan candidatas a gobernadora y las secretarías estatales de Justicia y Estado.

La demócrata Rashida Tlaib será candidata a la banca que deja vacante el representante John Conyers, y al carecer de oposición, será la primera musulmana en la cámara baja en Washington. Dos mujeres se enfrentarán por la representatividad de un suburbio de Detroit.

“Debemos brindarle a Bill Schuette una gran fiesta cuando pase a retiro en noviembre”, dijo Whitmer a sus jubilosos seguidores en Detroit. “Necesitamos una gobernadora que sabe hacer las cosas, que está preparada para arremangarse y ponerse a trabajar”.

En Ohio, el presidente Donald Trump se atribuyó el mérito del resultado del candidato republicano Troy Balderson y habló de “gran victoria” pese a que la elección podría decidirse en un recuento. Los demócratas también podrían celebrar su actuación en un distrito controlado por sus rivales durante décadas.

“No nos vamos a detener ahora”, dijo ante sus entusiastas seguidores el demócrata Danny O’Connor, quien retomará la campaña contra Balderson para las elecciones generales de mitad de legislatura en noviembre.

En las primarias republicanas a gobernador de Kansas, un estado controlado por el partido, el candidato respaldado en la víspera por Trump, el secretario de Estado Kris Kobach, libraba una ajustada pugna con el actual gobernador, Jeff Colyer.

Las elecciones celebradas el martes en cinco estados, igual que muchas anteriormente, pusieron a prueba la persistencia de los fervorosos seguidores de Trump y el impulso de la resistencia del Partido Demócrata contra el mandatario.

Los resultados ayudarán a determinar tanto el panorama político como la posición de Trump dentro de su propio partido mientras los republicanos defienden sus mayorías en el Senado y la Cámara de Representantes este otoño.

En Kansas, los republicanos se enfrentaban entre sí en una inusual pelea por el puesto de gobernador en la que Trump alineó del lado del aspirante.

Si el divisivo Kobach, el candidato del presidente, gana las primarias, algunos republicanos temen que puedan perder el control del estado en noviembre. La pugna se estrechará más si el empresario Greg Orman logra entrar en la boleta; el lunes presentó peticiones con más de 10 mil firmas que podrían convertirlo en el aspirante independiente con mayores opciones en décadas.

En Ohio, el guion de la elección especial resultaba familiar: un experimentado partidario de Trump, Balderson, enfrentaba el firme desafío de O’Connor, un demócrata de nueva generación, en un distrito congresional controlado por los republicanos durante más de tres décadas.

El ganador se quedará con el escaño que ocupó Pat Tiberi durante nueve mandatos antes de renunciar para pasarse al sector privado.

Balderson y O’Connor reanudarán su disputa en apenas tres meses para las generales. Tras la votación del martes, quedaban al menos 3 mil 367 boletas provisionales por revisar. Esto sería suficiente para que O’Connor pudiese forzar un nuevo conteo.

La jornada electoral extraordinaria incluyó además casi una docena de elecciones congresionales. Pese a lograr apenas un puñado de triunfos, los demócratas pueden tener motivos para el optimismo: en casi todas las votaciones especiales desde la primavera de 2017, tuvieron mejores resultados que su partido en esas contiendas dos años antes.