Con la muerte de un mecánico que reparaba un airbag defectuoso, ya ascienden a 18 las víctimas de Takata

El culebrón de Takata parece que va a tener muchas repercusiones aún después de que la empresa se haya declarado en bancarrota a causa de la deuda de más de 8.000 millones de euros a consecuencia de sus airbag defectuosos.

Con 17 muertes contabilizadas en todo el mundo y más de 150 heridos, ahora hay que lamentar una más tras la confirmación de que un trabajador falleciera en Miami (Florida) mientras arreglaba uno de los airbag defectuosos procedente de un Honda Accord de 2001.

18 muertes y más de 100 millones de coches afectados

takata airbag

Según revela ahora la investigación llevada a cabo, el suceso ocurrió cuando el propietario del Honda Accord fue llamado a revisión como uno de los afectados por los dispositivos potencialmente peligrosos y un técnico autorizado se dispuso a solucionar el problema.

La carga explosiva compuesta por nitrato de amonio (NH₄NO₃) pudo verse afectada por una alta exposición a la humedad y se detonó mientras estaba siendo reparada, produciendo una violenta explosión que proyectó fragmentos del dispositivo contra el hombre, que falleció horas después por las heridas provocadas.

Airbag

Este modelo de Honda en concreto estaba incluido dentro de la campaña Takata “Alpha”, habiendo sido notificado hasta en 12 ocasiones durante los últimos 7 años para que acudiera a la revisión antes de junio de 2016.

Según Chris Martin, representante de Honda, “no sabemos si el martillo que estaba usando fue el culpable de lo ocurrido, pero en cualquier caso los fragmentos del inflador contribuyeron a su muerte“. Martin también apuntó que el modelo cuenta con sensores de deceleración que activan el despliegue del airbag en el cortafuegos delantero y que la consola central había sido retirada, por lo que quizá habría estado trabajando cerca de estos sensores.

Honda Accord 2001 Takata

Al mismo tiempo desde Honda se lamentan de que este vehículo no había sido reparado, al igual que otros cientos de miles que siguen circulando sin revisar los dispositivos de Takata. Es virtualmente imposible gestionar millones de vehículos, pero si se completasen las llamadas a revisión masivas llevadas a cabo desde 2014 probablemente se salvarían vidas como las de este trabajador.

Por esto mismo, una vez más, han aprovechado para implorar a los usuarios a que lleven sus coches a revisión en caso de estar afectados por el problemón de magnitudes bíblicas que ha montado Takata afectando a más de 100 millones de coches, obligando incluso a los fabricantes a indemnizar a sus clientes pese a que Takata ya se declaró culpable.

Temas

Loading...