El año en el que Mercedes-Benz hizo historia con un 280 E en el rally más duro del mundo

El 28 de septiembre de 1977, en el Londres-Sydney, conocido como el rally más duro del mundo triunfaron dos Mercedes-Benz. Andrew Cowan y su equipo ocuparon el primer lugar conduciendo un Mercedes-Benz 280 E (W 123) y Anthony Fowkes y su equipo llegaron en segundo lugar, también en un 280 E.

Más de 30.000 kilómetros en tres continentes durante 30 días y 30 noches, y tres cruces marítimos incluidos en la agenda marcaron el comienzo de una era de éxitos para Mercedes, a nivel competitivo y en cuanto a seguridad. Y se cumplen 40 años de esto.

De Ópera a Ópera

Para la Serie 123, el rally fue una prueba convincente tanto de la resistencia deportiva de los coches como del rendimiento y su comodidad y fiabilidad. La Serie 123 fue lanzada en 1976 y se mantuvo en producción hasta principios de 1986. Estaba disponible como una berlina (W 123), un coupé (C 123) y un Estate (S 123), y también como base para carrocerías especiales.

1969 Anuncio en un periódico de la victoria de Hillman Hunter en 1969. Foto: Flickr/Five Starr Photos.

El primer rally Londres-Sydney se celebró en 1968, y la ruta cubriría nada menos que 11 países y 11.200 kilómetros. Andrew Cowan se hizo con la victoria en su Hillamn Hunter, llevándose las 10.000 libras de premio, pero en la segunda convocatoria en 1977, el protagonista sería Mercedes-Benz.

mb

El inicio del rally hace cuatro décadas fue la apertura a un evento de proporciones bíblicas: 69 coches partieron del Covent Garden Opera House en Londres el 14 de agosto de 1977 para competir en el rally más duro del mundo: más de 30.000 kilómetros en tres continentes en 30 días y noches, y tres cruces marítimos también en la agenda.

La línea de meta, en la Ópera de Sydney en todo su esplendor arquitectónico. Sería calificado también como “el rally de coches más largo de la historia“.

Serie E Foto: Wikipedia/Valder137.

Había seis coches Serie E en total al principio, bajo la supervisión de Erich Waxenberger, y cuatro de ellos lograron los primeros diez lugares en la meta. Los coches eran básicamente los modelos estándar del salón que habían sido adaptados con ruedas especiales y modificaciones del chasis. Además, a lo largo de la ruta, también se desplegó una serie de vehículos de apoyo (W 123 y Unimog) a lo largo del camino.

Andrew Cowan y Tony Fowkes y sus equipos se hicieron con la victoria, ambos conduciendo Mercedes-Benz 280 E (W 123). Dos más de los vehículos de la gama Mercedes-Benz estaban entre los diez primeros. Alfred Kling y su equipo lograron el sexto lugar con su Mercedes-Benz 280 E y el equipo de Herbert Kleint llegó en octavo lugar en un vehículo similar.

Una preparación meticulosa

cowan El británico Andrew Cowan con el 280 E W123, con número 33, que le hizo ganar la edición de 1977 del rally Londres-Sydney.

Los seis equipos que participaron en el rally con Mercedes-Benz 280 E no fueron registrados oficialmente como equipos de trabajo, pero recibieron un apoyo sustancial de los fabricantes bajo la dirección del ingeniero Waxenberger.

Las berlinas estaban equipadas con llantas de 15 pulgadas, además de una nueva suspensión para elevar la distancia al suelo de los vehículos en 35 milímetros.

En lugar de la caja de cambios estándar, los coches del rally fueron equipados con la caja de cambios manual de cuatro velocidades del motor V8 usado en la Clase S (W116) de la época. Con el fin de facilitar el servicio y el suministro de piezas de repuesto, los equipos británicos condujeron vehículos con volante a la izquierda.

R10007 1

Tony Fowkes describió su equipo personal en una entrevista con la revista India Today en septiembre de 1977: junto con repuestos para el automóvil, iba equipado con otros artículos esenciales como medicamentos contra la malaria, repelente de insectos, tabletas de purificación de agua y papel higiénico. Era un largo camino.

123e

Para la marca de Stuttgart, el éxito en el rally Londres-Sydney marcó el comienzo de una era llena de éxitos en las carreras, entre los que destacan victorias con varios SLC Coupés C107 en América del Sur y África de 1978 a 1980.

El automóvil ganador original de 1977 está en exhibición permanente en el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart. Es parte de ‘Legend Room 7: Silver Arrows – Races and Records’.

Loading...