Inicio Motor El Volkswagen Golf R mk8 será «una máquina de conducción real»

El Volkswagen Golf R mk8 será «una máquina de conducción real»

El Volkswagen Golf, el rey de los compactos, ya ha lanzado su octava generación. Tras su presentación, la marca alemana estaba dispuesta a mostrar al público los acabado GTI, GTD y GTE en el Salón de Ginebra, que como sabéis se canceló por el COVID-19. En cualquier caso, y aunque de forma no presencial, desveló esas tres terminaciones deportivas igualmente.

Todavía es un misterio qué ocurrirá con el Volkswagen Golf R, la versión más prestacional y con tracción a las cuatro ruedas. Sabemos que llegará en este año, probablemente para el último trimestre de 2020, pero no hay informaciones oficiales. Pese a ello, los compañeros de Motor Trend han hablado sobre el Golf R con Jost Capito, jefe de la división R de Volkswagen, en una entrevista.

No es que haya confirmado datos o detalles importantes del futuro Volkswagen Golf R mkVIII, la verdad. Pero sí ha dejado claro que no será un modelo híbrido enchufable, como el Touareg R presentado semanas atrás. Parece ser que esta decisión no ha sido por falta de ganas, sino por rendimiento económico. Y es que el citado Touareg R ha tomado tecnologías ya desarrolladas en el Grupo, como el Bentayga Hybrid de Bentley.

Desarrollar un tren motriz híbrido para este modelo y que se pueda compartir con muy pocos productos de la compañía sería una inversión demasiado elevada que no sería nada fácil recuperar.

Capito afirmó a Motor Trend que respecto al predecesor “hay muchas pequeñas mejoras”. Esto nos da a entender que no hay un cambio drástico respecto al Golf R anterior, pero que han pulido y mejorado detalles en muchas partes del vehículo para que la diferencia sea apreciable.

Llama también la atención que el alto cargo de Volkswagen dijera en esa entrevista que “en general es una máquina de conducción real”. Con esta afirmación entendemos que el Volkswagen Golf R puede haberse vuelto algo más agresivo, más dinámico y, sobre todo, capaz de transmitir más emociones al conductor. De ser así, es una noticia realmente importante y cambiaría demasiado la filosofía del actual Golf R.

No es que el modelo anterior sea aburrido, pero no es un deportivo puro que te saque sonrisas y te haga sudar cuando tratas de llevarlo a sus límites. Corre mucho, es un tiralíneas y suena realmente bonito, pero también está demasiado filtrado y es muy sencillo de llevar rápido. No te pone en apuros.