Los siete familiares con los que todo padre de familia soñó alguna vez (y tú también)

Cada mercado automóvil tiene sus particularidades. En Estados Unidos aprecian mucho los grandes SUV y las pick-ups, mientras que sólo en un país como Japón podían existir los kei cars. ¿Y en Europa? Entre otros aspectos específicos, como el amor por el diésel, hay uno que nos llama la atención: el de los breaks superdeportivos.

Quizá sea porque cuando esos modelos empezaron a surgir, como el mítico Audi RS2, los SUV todavía no habían conquistado el mercado. Y en Europa siempre hubo clientela que a pesar de tener una familia no quería renunciar a un coche potente, relativamente deportivo y rápido. Muy rápido, incluso. Hoy recordamos siete breaks de más de 400 CV con los que todo padre de familia soñó en algún momento.

Audi RS4 Avant (B7)

Audi Rs4 Avant B7

Desde el Audi RS2, basado sobre el Audi 90 Avant y realizado en colaboración con Porsche, Audi se ha convertido en el especialista de los breaks deportivos. Después del Audi RS2 y su 5 cilindros en línea turbo de 315 CV, llegó el primer RS4 Avant, animado por un V6 2.7 litros biturbo de 380 CV. Ambos modelos eran potentes y muy rápidos, pero la tracción integral Quattro -y la arquitectura de un motor encima/delante del eje delantero- no los hacía ágiles. Y llegó el Audi RS4 de segunda generación en 2005.

Audi Rs4 Avant b7

El motor pasa a ser un V8 atmosférico de 4.2 litros que desarrolla 420 CV. Este coche marcó un antes y un después en Quattro GmbH. Gracias a su puesta a punto de la repartición del par motor en la tracción integral que da prioridad al eje trasero, el RS4 ganó en agilidad y se convirtió en el primer Audi en tener un comportamiento dinámico capaz de rivalizar con el BMW M3.

Audi RS6 Avant Performance

Audi Rs 6 Avant Performance

Con el actual Audi RS6 Avant Performance, la marca de los cuatro aros propone el coche todo en uno (o casi). Con un V8 4.0 litros biturbo de 605 CV (5 CV menos que un Audi R8 V10 Plus) y 700 Nm asociado a unas líneas de escape de lo más demostrativas el coche es eminentemente pasional. Pero también es muy racional, pues conserva la amplia habitabilidad y el volumen de carga (565 litros) del Audi A6 Avant que toma por base.

Audi Rs 6 Avant Performance

En términos de prestaciones, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos(¡un familiar de casi dos toneladas!), de 0 a 200 km/h en 12,1 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 305 km/h (¡opcional a más de 13.000 euros!). Y todo ello en un confort casi tan soberbio como en un A6 Avant “normal”. Eso sí, con casi 2 toneladas de peso, es un coche que sin llegar a ser torpe, no es el más ágil.

Lagonda Virage ‘Les Vacances’

Aston Martin Lagonda Virage Les Vacances

A principios de los años 90, Aston Martin necesita mantener el nivel de ventas, mientras desarrollan el DB7 con el apoyo financiero de Ford. La idea es simple, crear versiones especiales que venderán a un precio desorbitado. Primero fueron los shooting brakes sobre base Aston Martin Virage en 1992. Al años siguiente, es bajo la marca Lagonda que una versión cuatro puertas del Aston Martin Virage, bautizada Lagonda Virage Saloon, y una variante familiar de esa misma berlina, bautizada Lagonda Virage ‘Les Vacances’ (sí, en francés), son presentadas en el Salón de Ginebra.

El Lagonda Virage ‘Les Vacances’ equipa el V8 6.3 litros de 465 CV del cupé Virage. El chasis del Virage cuenta con una batalla 12 pulgadas (30 cm) más larga con respecto al cupé. El modelo de las fotos y expuesto en Ginebra, con el chasis 50005, tiene la particularidad de ser un 7 plazas. Las dos plazas del maletero, de espaldas al sentido de marcha, son para niños, obviamente.

Aston Martin Lagonda Virage Les Vacances

La familia real de Brunei (cómo no) encargó entonces seis unidades del Lagonda ‘Les Vacances’ -pero con una batalla alargada en 16 pulgadas. Por último, otro cliente anónimo encargó una ultima unidad. Las ocho unidades se fabricaron entre 1993 y 1996.

Chrysler 300 C SRT-8 Touring

Chrysler 300c Srt8 Touring

Actualmente, todos los fabricantes estadounidenses tienen en su gama algún muscle car. Sin embargo, en 2005 este tipo de coches ya no estaban de moda. Hasta que llegó Chrysler, que entonces formaba parte del grupo Daimler, y se le ocurrió soltar su V8 HEMI de 6.1 litros y 431 CV en su berlina 300C. Al año siguiente, hizo lo mismo con el Chrysler 300C Touring.

Chrysler 300c Srt8 Touring

La calidad percibida de los plásticos a bordo nunca estuvo a la altura de los casi 70.000 euros que costaba en Europa (si hubiese costado 40.000 euros se le habría perdonado) y su comportamiento dinámico no era precisamente ágil. Sin embargo, a cambio tenías un coche con un carácter enorme, potente, original y con el tutear al Mercedes E55 AMG por una fracción del precio del alemán.

BMW M5 Touring (E61)

Bmw M5 Touring e61

BMW M se atrevió en dos ocasiones con los breaks. En ambas ocasiones fue con el M5, primero con el E34 (1991) y luego con el E61 (2007), y las dos veces fue un fracaso comercial. El BMW M5 Touring E61 es, para colmo, un modelo muy atípico en la producción automóvil de BMW y mundial: equipa un V10 atmosférico de 5.0 litros de cilindrada y 507 CV (0 a 100 km/h en 4,7 s).

Bmw M5 Touring

Es un motor que se muestra dócil por debajo de 3.000 rpm, régimen a partir del cual empieza a subir de vueltas de forma exponencial. Llegando a las 5.000 vueltas, libera su carácter de motor de competición hasta el corte de inyección, que interviene en torno a las 8.000 vueltas. A nivel dinámico, aunque con ciertas inercias (pesa 1.880 kg) se muestra relativamente ágil.

Bmw M5 Touring

Es digno de la saga de los BMW M, siempre y cuando mantengas al mínimo las ayudas electrónicas. Sin ellas, a ritmo elevado es incontrolable si no eres piloto. Por cierto, será una pieza de colección: tan sólo se fabricaron 1.025 unidades.

Cadillac CTS-V SportWagon

Cadillac Cts V Sport Wagon

A la mayoría de la gente, cuando le hablan de Cadillac se imagina el barco lleno de cromados, época Elvis, o bien la berlina cuadrada y negra que tanto parecen apreciar los mafiosos de la gran pantalla. Hace tiempo que Cadillac intenta quitarse de encima esa imagen. Se planteamiento es el de posicionarse como un rival serio de las marcas premium alemanas y niponas.

Cadillac Cts V Sport Wagon

No solamente propone versiones ultra potentes de sus modelos -que pone a prueba en el Nürburgring– también se atrevió con un break de altas prestaciones: el Cadillac CTS-V SportWagon de 2010.

Cadillac Cts V Sport Wagon

Equipa un V8 de 6.2 litros (¡del Corvette!) sobrealimentado por compresor de 556 CV asociado a un cambio manual de 6 relaciones. Break, tracción trasera, cambio manual y capaz de bajar de los 8 minutos en el ‘Ring: definitivamente no es un Cadillac como los otros, es prácticamente un break alemán.

Mercedes-AMG E 63 Estate

Mercedes Benz E 63 Amg Estate

La idea de un Mercedes-AMG en formato familiar es una idea tan loca que cuesta creer que Mercedes-Benz se haya atrevido con ella. Sin embargo, es por modelos locos como este que Mercedes-Benz se ha puesto de moda y ha cambiado su imagen.

Mercedes Benz E 63 Amg Estate

El primer modelo familiar alocado de la Clase E, al menos de forma oficial, fue el E 55 AMG tipo W210 (V8 atmosférico de 5.4 litros y 354 CV). Con las siguientes generaciones de Clase E, Mercedes y AMG repitieron la receta: unir el familiar (cómodo, espacioso) del Clase E con un enorme motor. El W211 equipado con el V8 5.4 litros, esta vez sobrealimentado por compresor (476 CV y 700 Nm), fue el sucesor directo del E 55 AMG.

Mercedes Benz E 63 Amg Estate

Sin embargo nos quedamos con el E 63 AMG tipo W212 (de 2009 a 2011) que equipa el V8 6.2 litros atmosférico del Mercedes-AMG SLS. Aunque no sea el más potente de los AMG W211 (luego hubo un V8 5.5 litros biturbo de 550 CV en el E 63 S) es el que ofrece mayor carácter.

Bonus Track: Mitsubishi Lancer Evolution IX Wagon MR

Mitsubishi Lancer Evolution Ix Wagon Mr

Este break no llega a los 400 CV, pero su exclusividad y rareza hacen que sea un auténtico sueño para muchos. Todos conocemos el Mitsubishi Lancer Evo IX, considerado por muchos, como el último auténtico Lancer Evo de la saga. Y sin saber muy bien qué les pasó por la cabeza a los directivos de Mitsubishi, éstos dieron luz verde a la creación de un Lancer Evo IX con carrocería familiar.

Mitsubishi Lancer Evolution Ix Wagon Mr

Es el único break de la saga de los Lancer Evo (que comenzó en 1992) y se vendió exclusivamente en Japón. Exteriormente, es amenazador -como todos los Evo- aunque con una zaga que recuerda al Volvo 850. A bordo es un Evo: asientos Recaro, volante Momo, tapicería en Alcantara. Y por supuesto toda la mecánica es similar a la de los Evo berlina.

Mitsubishi Lancer Evolution Ix Wagon Mr

Cuenta con el 4 cilindros 2.0 litros turbo de 280 CV asociado a un cambio manual de 6 relaciones, así como la tracción integral con diferencial central activo. Sin embargo no dispone del Active Yaw Control (diferencial de reparto de par entre ruedas izquierda y derecha) de la berlina.

Loading...