Mientras Europa se pelea con el diésel, 7-Eleven y Toyota ya tiran de hidrógeno para rebajar emisiones en Japón

Dentro de la sostenibilidad a nivel de automoción, algunos de los agentes que más tienen que decir en cuanto a los primeros pasos y sus extensas redes de vehículos. 7-Eleven es una gigantesca compañía con más de 60.000 establecimientos a lo largo de todo el mundo, y su división japonesa ha decido volverse aún más respetuosa con el medio ambiente.

7-Eleven Japan Co. y Toyota Motor Corporation se han unido a través de un acuerdo de colaboración con el que llevar a cabo estudios sobre conservación energética y reducción de las emisiones de CO2 en la distribución y explotación de sus tiendas. Este nuevo modelo se asentará sobre una nueva generación de vehículos de transporte y generadores eléctricos basados en hidrógeno.

7-Eleven y Toyota apuestan por el H20

Toyota 7 Eleven 3

Desde su sede en Chiyoda, Tokyo, 7-Eleven Japón está dispuesta y comprometida a convertirse en un referente en cuanto a sostenibilidad, haciendo de la conservación energética y la reducción de emisiones sus dos grandes estandartes. Además de la conversión de su flota hacia un modelo limpio, la voluntad de la compañía llega hasta que en las propias tiendas se instalen generadores eléctricos de pila de combustible con los que abastecer su consumo.

De manera conjunta, tanto Toyota como 7-Eleven están dispuestas a rebajar la dependencia de los combustibles y el impacto que su combustión produce tanto en la atmósfera como en la sociedad. Promoviendo un futuro para la sociedad exento de las altas tasas de emisiones contaminantes.

Toyota 7 Eleven

Los camiones aún están en proceso de desarrollo, pero el gigante japonés pretende crear una nueva generación de vehículos de distribución en los que tanto la cadena cinemática del vehículo como la unidad refrigeradora/congeladora para la conservación de la mercancía sean alimentadas mediante una nueva generación de motores que movidos por la electricidad extraída del hidrógeno.

El 30 de julio de 2012, 7-Eleven lanzó en Japón un servicio puerta-a-puerta de reparto de productos a través de vehículos ultra compactos, estilo kei car pero eléctricos, bajo modalidad de leasing con Toyota. Con ellos los clientes pueden pedir cualquier producto disponible en las tiendas y recibirlo en casa sin desplazarse y minimizando la huella ecológica.

Además, el modelo de abastecimiento energético en las tiendas físicas de Japón sufrirá un proceso de transición mediante el cual se pasarán a utilizar unos nuevos generadores de hidrógeno creados a partir de los motores empleados en la automoción que apoyen al mismo tiempo a un sistema fotovoltaico con acumuladores derivados también de las células de batería de los coches.

La salud pública contra la polución en Japón

7-eleven-toyota

Pese a ser uno de los países más evolucionados del mundo, Japón es al mismo tiempo uno de los más contaminantes, lanzando a la atmósfera en el año 2013 una cifra récord de 1.395 toneladas de gases de efecto invernadero, desde entonces el país del sol naciente se comprometió a reducir sus emisiones en un 26% en 2030 y un 80% en 2050.

En 2013, Global Burden of Disease estimó que en el país nipón mueren al día unas 180 personas debido a la extrema polución de su atmósfera, un 40% superior a las cifras de 1990, y 5,5 millones de muertes anuales en todo el mundo. Con esta preocupación en mente, buena parte del país está concienciada en contra de seguir el mismo camino aunque de manera totalmente contradictoria, Japón es el único país del G7 que sigue buscando nuevas vías para mantener abiertas sus 43 plantas de carbón.

Temas

Loading...