Inicio Motor Nissan Ariya 2021: Un SUV eléctrico de diseño atrevido y gran autonomía

Nissan Ariya 2021: Un SUV eléctrico de diseño atrevido y gran autonomía

El nuevo Nissan Ariya es el resultado de combinar un largo periodo de desarrollo y varios miles de millones de euros invertidos en tecnología. A priori puede parecer algo evidente, pero el primer SUV cien por cien eléctrico de la firma nipona supondrá un antes y un después en el sector del automóvil. Y no, no lo decimos por su arriesgada estética y su ubicación a medio camino entre el Qashqai y el X-Trail, sino por la técnica que le da vida.

Con este lanzamiento Nissan vuelve a colocarse a la vanguardia de un segmento que ya revolucionó en el año 2007 con el primer Qashqai. Ahora, busca, ansía y necesita reeditar ese éxito para cimentar el crecimiento de una firma que no pasa por su mejor momento. Y no sabemos cuándo podremos tocarlo y probarlo, pero con los datos en la mano podemos decir que, casi con seguridad, tenemos ante nosotros a un superventas mundial.

La estética del Nissan Ariya es revolucionaria y muy acertada

«Para gustos los colores»: esta es la máxima a la que se ha aferrado Nissan para desarrollar el Ariya. De nada sirve ofrecer un elevado nivel tecnológico si lo vendes con un envoltorio sin personalidad. Por tanto, y aún a riesgo de polarizar el mercado, han creado un producto vanguardista que está repleto de detalles. El primero: el renovado logo de la marca, que preside el frontal y que puede iluminarse con 20 diodos LED.

La zona frontal nos indica que el código estético de Nissan ha evolucionado. Lo vemos en elementos como la gran parrilla carenada y los grupos ópticos rasgados. Éstos cuentan con tecnología LED, como los dedicados a la novedosa firma diurna. Si pasamos a la vista lateral, vemos líneas fluidas que dan forma a una carrocería musculosa y de aire coupé. Esto se aprecia sobre todo en la forma y acabado del pilar «C».

Aunque el Nissan Ariya no está provisto de grandes capacidades off road, las protecciones plásticas negras son la nota predominante en todo el perímetro inferior de la carrocería. Este mismo tono se emplea para el techo o los retrovisores, enfatizando la deportividad del conjunto. A ello también contribuyen unas llantas de aleación de 19 o 20 pulgadas y diseño aerodinámico o las dos antenas de aleta de tiburón.