Probamos el espectacular BMW M2 M Performance: desearás tener 20.000 euros para gastarte en extras

El BMW M2 se ha convertido en una estrella desde el mismo momento en que nació. Llamado a ser el modelo de acceso a la familia M, ha sobrepasado con creces las expectativas puestas en él.

Tanto es así, que incluso podemos hablar de él como una alternativa a sus hermanos mayores los M4 Coupé, con los que la diferencia de precio es muy abultada. A algunos tal vez el modelo de serie se les quede corto en cuanto a detalles. Por eso existe el catálogo M Performance que lleva al completo esta unidad que hemos probado.

BMW M2 M Performance

Como ya contamos en su momento, la gama de accesorios M Performance se ha convertido en una de las apuestas de la división deportiva de la marca muniquesa para aquellos que no se conforman con tener un M standard.

Esos clientes que quieren personalizar su coche con detalles exteriores, interiores o piezas que mejoren las prestaciones de su vehículo, tienen en el catálogo de accesorios M Performance una variedad tan grande que pueden llegar a hacerles perder la cabeza.

BMW M2 M Performance 6

Y eso parece que es lo que han querido hacer con este BMW M2 Coupé de color blanco que hoy nos ocupa, ya que en él han montado todos los extras posibles del catálogo, convirtiéndolo en toda una Drag Queen.

Exterior con pequeños detalles

En el exterior, lo primero que destaca a la vista son los motivos tricolores de BMW M dispuestos por toda la carrocería. Se trata de un kit de adhesivos, compuesto por los detalles de los paragolpes delantero y trasero, así como las franjas que recorren su estilizada y marcada cintura.

BMW M2 M Performance 14

Su precio es de 250 euros, y le dan ese toque racing que te incita cada vez que lo ves a planificar tu próxima escapada a Nürburgring.

Los riñones delanteros que tanto caracterizan a las creaciones de BMW, van pintadas en esta ocasión en negro. Un extra elegante y deportivo que no tiene un precio excesivo, cuestan solo 332 euros.

BMW M2 M Performance 17

Por supuesto, el plástico reforzado con fibra de carbono tiene presencia en el catálogo de accesorios deportivos. En esta unidad en concreto encontramos unos acoples en la parte inferior del faldón delantero y en los faldones laterales.

Estos últimos van acompañados de una pegatina M Performance que delata que en este coche se ha invertido en accesorios de la casa. El precio de estos acoples, que van atornillados al chasis y por tanto son un sobrepeso respecto al modelo de serie, es de 998 euros para los laterales y 1.430 euros para los delanteros.

BMW M2 M Performance 25

También en carbono las carcasas de los espejos retrovisores, un detalle recurrente que cuesta 690 euros.

En la trasera nos encontramos con un pequeño alerón dispuesto sobre la tapa del maletero, el cual además de darle un aspecto más cercano al del M4, le dota de algo más de apoyo aerodinámico a alta velocidad. Su precio es de 565 euros.

BMW M2 M Performance 20

Más abajo nos encontramos con una de las piezas más llamativas, el difusor de aire. Cambia ligeramente su fisionomía respecto a la pieza de serie, está fabricado en carbono y es un extra de 1.100 euros.

Por último y por ello no menos importante, tal vez el detalle más llamativo del exterior sean las llantas. Se trata de unas preciosas llantas forjadas en color negro, hermanas gemelas de las que monta el novísimo BMW M4 CS.

BMW M2 M Performance 24

El aspecto del coche se vuelve mucho más agresivo con ellas, y además permiten ahorrar algunos kilos de peso. Su precio no es asequible, hablamos de 5.635 euros, pero son sin duda el extra que mejor le sienta de cuantos llevamos enumerados.

Un interior donde no hay muchas opciones

Una de las principales críticas que ha recibido el BMW M2, es que su interior además de ser demasiado simple y espartano, apenas cuenta con opciones disponibles para personalizarlo.

BMW M2 M Performance

Frente a lo que ocurre en sus rivales directos en Audi RS y Mercedes-AMG, en este no puedes cambiar los asientos deportivos de serie por unos baquets o ponerle Head-Up Display.

Pero ello no es impedimento para que en el catálogo M Performance no haya hueco para los accesorios del interior. Empezamos por el que tal vez sea menos acertado en mi opinión, las alfombrillas de diseño más deportivo con el logo de BMW M.

Bmw Mpp Ig 02 Wallpaper 07 M Performance Footmat Jpg Asset 0

Tal vez a algunos le gusten los tonos grises que tienen, pero a mí personalmente las alfombrillas me gustan negras para que sean más sufridas. Son un extra de 225 euros.

Seguimos con las molduras de los tiradores de las puertas, que van en fibra de carbono y están en una posición muy visible. Su precio es de 798 euros.

El volante Pro en alcántara es sencillamente brutal. Tiene un tacto perfecto, gracias a un aro gordo como manda la tradición en los BMW M y la posición cero está marcada en color azul. Su precio son 885 euros.

Los pedales llevan molduras en aluminio (130 euros) y la moldura de la puerta que da la bienvenida al habitáculo, lleva el logotipo M Performance retroiluminado con LED blanco (350 euros).

Bmw Mpp Ig 02 Wallpaper 08 M Door Sill Finishers Jpg Asset 0

La palanca de cambios es específica. Se trataba de una unidad con cambio manual, el más divertido de los dos disponibles en el M2, pero no por ello el más efectivo y ahorrador.

El pomo tan característico de los BMW, con su tamaño perfecto y tacto ideal, ha dejado paso en esta ocasión a uno considerablemente más grande, fabricado en aluminio y piel vuelta y decorado con las franja de tres tonos de M.

Cuesta 485 euros, forma parte de un kit que también incluye un tirador del freno de mano específico, y este también me lo ahorraría. Y ahora que veo para la palanca de marchas. ¿Qué es ese mando que se esconde en uno de los soportes para botellas?

Accesorios que afectan al rendimiento

Ese mando forma parte de los accesorios que montaba este coche que, además de mejorar o modificar la estética en algunos casos, también modifican las prestaciones del coche.

Este en concreto era un mando Bluetooth que, pulsándolo dos veces, abre las mariposas del completo sistema de escapes M Performance.

Hablamos de un conjunto realizado en titanio, que permite ahorrar unos cuantos kilos de peso y que cuesta 2.327 euros. A ese precio hay que añadir los 1.280 euros que cuestan los embellecedores en carbono que se pueden ver en las fotos recibriendo las salidas de escape en titanio perforado de 80 milímetros de diámetro.

BMW M2 M Performance 21

A cambio de ese dineral, además de optimizar el peso del conjunto, tendrás al alcance de tu mano la caja de los truenos. El escape en condiciones normales emite un sonido algo más ruidoso que el ya de por sí llamativo sonido de serie.

Pero si quieres que tu M2 asuste a sus posibles rivales (y a los vecinos de paso), deberás ir al maletero y pulsar un botón rojo situado en el lado izquierdo. Con él activado, bastará con pulsar dos veces el mando Bluetooth y la mariposa que cortaba el bramido del escape se abrirá, haciendo que parezca que estás al volante de un coche de carreras.

Bmw M2 M Performance 18

El sonido ronco y fino del motor de seis cilindros subiendo de vueltas, cobra otra dimensión cuando le dan vía libre para gritar a sus anchas, deleitándonos con una melodía que es digna de un coche de carreras.

Es tan exagerado, que la propia casa te advierte que su uso está solo permitido en circuito. Pero teniendo algo así a mano ¿quién se resiste a no activarlo en algún túnel?

La otra modificación importante que llevaba este BMW M2 respecto a un modelo de estricta serie, eran las suspensiones roscadas más deportivas. Se aprecia a simple vista que con ellas la carrocería va algo más baja, tienen un tarado más duro y en el maletero hay una caja de herramientas muy similar a la que también traía el M4 GTS con la que podrás configurarla a tu gusto, dependiendo del tipo de uso que vayas a darle al coche.

Para ello cuentan con 16 niveles en extensión y 12 en compresión. Además permiten rebajar la altura de la carrocería en 20 milímetros. Cuestan 3.000 euros y ojo, porque afectan bastante al confort de marcha.

¿Quién necesita más que esto?

Tuve oportunidad de hacer la primera prueba a fondo del BMW M2 en Motorpasión con una unidad con caja de cambios manual, y me quedé enamorado. Por eso, cuando me propusieron echarle el guante a este cargado hasta arriba de chucherías, asumí el riesgo de volver a enamorarme.

BMW M2 M Performance 11

El comportamiento del BMW M2, con un chasis perfectamente puesto a punto para digerir con soltura los 360 caballos que entrega el motor TwinPower Turbo, mejora considerablemente con estos extras.

En conducción deportiva consigues ganar varios enteros con la suspensión, que impide que el coche se sienta mínimamente impreciso. Sientes a la perfección a través de manos y trasero todo lo que está ocurriendo debajo de los neumáticos, y eso te da una confianza increíble a la hora de marcar las trazadas un poco más agresivas de lo que te pide el sentido común.

BMW M2 M Performance 7

A cambio claro está, el confort de marcha se ve notablemente penalizado. Estamos en un coche con una batalla relativamente corta, calzado sobre llantas de 19 pulgadas y con una suspensión de tarado más deportivo de lo normal. La magia mejor dejarla para los magos, aquí no se puede hacer otra cosa.

Conducir el BMW M2 rápido en una carretera de curvas o en circuito, como pudimos hacer en nuestro tradicional Circuito del Jarama, es una delicia. He probado todos los BMW M que han existido desde el Z3 M Coupé y no tengo dudas de que este es uno de los mejores, por no quitarle el trono al E46 CSL.

Más que suficiente con un M2

BMW M2 M Performance 4

Es lo suficientemente rápido como para hacerte sudar, lo suficientemente preciso como para que puedas marcar tiempos con él, y lo suficientemente juguetón para que puedas gastarte un juego de neumáticos en un abrir y cerrar de ojos si decides desconectar los controles de tracción.

Se me antoja complicado que, salvo que tengas encima más horas de circuito que un piloto profesional, puedas necesitar algo más que un BMW M2. Y para colmo, si optas por comprarte uno, podrás equiparlo hasta arriba con accesorios M Performance por valor de 20.000 euros y por la diferencia de precio respecto a un M4 Coupé de serie (unos 10.000 euros), podrás pagarte el bono anual de Touristenfahrten en el Nordschleife durante cinco temporadas. Tú eliges.

Loading...