Inicio Motor Prueba Audi TT RS 2.5 TFSI 400 CV S tronic quattro: ¡Amor...

Prueba Audi TT RS 2.5 TFSI 400 CV S tronic quattro: ¡Amor de por vida!

Prueba Audi TT RS

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te enamoraste por última vez? No, no te hagas el tonto. Lo recuerdas como si hubiera ocurrido ayer mismo. Sé perfectamente lo que sientes. De hecho, todos los sabemos. Yo no tengo miedo en reconocer que he vuelto a enamorarme. Un flechazo directo, instantáneo, fuerte y que perdurará en el tiempo por siempre. Bienvenido a esta historia de amor con el Audi TT RS, un deportivo coupé que no pasa por sus mejores momentos. Un incomprendido de 400 CV.

Durante una semana he estado conviviendo, disfrutando, bailando entre curvas y parando a repostar con un Audi TT RS. Se trata del coche más pasional de la firma de los cuatro aros, siempre con el permiso del Audi R8. El TT juega en otra liga, pero ojo, que este pequeño coupé puede ser más divertido que el mismísimo superdeportivo a pesar de tener cinco cilindros menos y costar menos de la mitad. Cuenta con un carácter agresivo donde los haya, un rabioso 2.5 TFSI de cinco cilindros con turbo, tracción Quattro y una dinámica fuera lo normal.

Vale, aunque haya empezado este artículo de la prueba del Audi TT RS como si fuera una historia de amor, lamentablemente es una de las que no acaban del todo bien. Todo se tuerce al final, cuando Audi España me obliga a devolverles esta unidad de prensa. Pese a ello, el viaje juntos durante los siete días es digno de varios Premios Óscar. Ha sido un precioso romance.

Desgraciadamente, el público ya no demanda coches deportivos de verdad. Hoy se le llama “deportivo” a cualquier cosa. ¿Tiene algo de deportivo un SUV urbano? ¿Se puede considerar deportivo a un utilitario con paragolpes más agresivos? Creo que no es necesario que os cuente mi opinión al respecto… La verdadera deportividad es la que te saca sonrisas de curva a curva, la que te hace disfrutar y la que te provoca un pequeño miedo interno. También lo es el diseño, el sonido y los inconvenientes. Por desgracia, como digo, esto está cerca de su fin.

Las curvas de su carrocería son un flechazo

Prueba Audi TT RS perfil delantero

Entre otras cosas, este tipo de vehículos está cerca de su desaparición por su poca practicidad. El TT de Audi es un coche pequeño, demasiado bajito, con dos plazas traseras prácticamente inútiles, torpe a la hora de conducir en ciudad, durito de suspensiones… Vaya, no es el coche ideal para una familia. Además, tampoco es que sea precisamente barato, pues el TT básico arranca en unos 43.400 euros. Pero todavía somos muchos los románticos que defendemos este tipo de coches.