Inicio Motor Prueba Jeep Renegade Limited 1.6 MultiJet II 120 CV 4×2 (con vídeo)

Prueba Jeep Renegade Limited 1.6 MultiJet II 120 CV 4×2 (con vídeo)

Hoy en Actualidad Motor os traemos la prueba del Jeep Renegade, el SUV más pequeño de la marca americana. Además, y como es habitual, viene acompañada de una vídeo-prueba bien extensa donde puedes apreciar todos los detalles de este modelo y nuestras opiniones en vivo, así como un segundo vídeo donde destacamos los tres principales puntos fuertes del coche, los tres apartados que nosotros mejoraríamos y sus rivales.

Para esta prueba, la marca nos ha cedido un Jeep Renegade en acabado Limited y con el motor diésel 1.6 MultiJet II de 120 CV. Viene con tracción delantera y cambio manual de seis velocidades. ¿Es el Renegade una alternativa interesante para aquellos clientes que buscan un coche del segmento B-SUV? Te invito a que descubras todas nuestras opiniones y detalles del coche en los siguientes minutos. ¡Ponte cómodo y acompáñanos!

Una estética de carácter todo terreno traída a la ciudad

El Jeep Renegade es un modelo que llegó al mercado europeo en 2015. Pronto iría creciendo su popularidad hasta el punto de convertirse en el coche más vendido de la compañía en Europa. Y es que su estética tan cuadrada, los detalles habituales de Jeep como las siete franjas verticales de la parrilla y el carácter todo terreno de la compañía conquistaron al público. Un estilo muy Willys, pero evolucionado a la actualidad y traído a la ciudad.

En este tiempo ha recibido algunas actualizaciones. No han sido muy grandes, pero sí han sido unas pinceladas que han logrado rejuvenecerlo bastante. El Renegade ahora tiene un diseño más juvenil y tecnológico gracias, en parte, al uso de los nuevos faros y pilotos traseros con la forma X dentro de un cuadrado, recurriendo a la tecnología LED; así como a las llantas disponibles desde las 16 hasta las 19 pulgadas.

Y ya que hemos hablado de la carrocería, la altura libre al suelo de 175 mm permite ciertas escapadas fuera del asfalto siempre y cuando sean caminos o pistas en un estado aceptable. Si vamos a conducir de forma habitual por este tipo de vías, es más recomendable decantarse por una variante de tracción 4×4. Y no solo por la mayor motricidad, sino porque también se eleva la altura de la carrocería en varios milímetros, mejorando lógicamente los ángulos inferiores.