Inicio Motor Prueba Subaru Forester Eco Hybrid, al volante del primer Subaru híbrido

Prueba Subaru Forester Eco Hybrid, al volante del primer Subaru híbrido

Prueba Subaru Forester Eco Hybrid

Híbridos y SUVs. Parece que todo el sector del automóvil gira alrededor de la electrificación de los productos y de las carrocerías elevadas, ¿verdad? No es casualidad que incluso una marca tan “pura” como Subaru se haya adentrado en la hibridación de algunos de sus coches. Y hoy conocemos al primero de ellos, el nuevo Subaru Forester Eco Hybrid. Sí, el Forester es el primer híbrido de la firma japonesa.

Hace unos días asistimos a la presentación nacional de este nuevo modelo. Se trata de la quinta generación del Forester, aunque pueda parecer un simple restyling porque estéticamente se parece bastante a su predecesor. Pero no, es un coche totalmente nuevo. Es un pilar importantísimo para la marca, y prueba de ello es que desde su lanzamiento -allá por el año 97- se han comercializado casi 4 millones de unidades.

Pese a la hibridación del modelo, no hay nada que temer. Sigue siendo un coche muy seguro y un SUV muy capaz fuera del asfalto, con un alto nivel de confort en carretera. Mantiene el sistema de seguridad Eyesight, amplía algunas funciones de seguridad y asistencia, y sigue recurriendo a un motor bóxer y a la tracción integral permanente. Como siempre, con un alto equipamiento desde el nivel de acceso. Y todo esto lo hemos podido comprobar de primera mano, probándolo durante la presentación.

¿Diseño exterior? Claramente es un SUV nipón

Prueba Subaru Forester Eco Hybrid frontal

Empezamos esta prueba hablando un poquito de su diseño exterior. Como veis en las imágenes, el Subaru Forester nuevo tiene muchas similitudes con la generación predecesora, especialmente en las proporciones y líneas principales, así como en la parte delantera. La trasera cambia algo más y ayuda a diferenciar un modelo de otro.

Los modelos de Subaru no suelen ser coches muy estilizados. Con esto no quiero decir que sean productos poco agradables desde el plano estético, ni mucho menos, pero cierto es que no siguen los patrones habituales en el mercado europeo. Tiene un diseño muy robusto y aventurero. No te dará vergüenza llevar el coche con barro al trabajo.