Trump anima a sus fabricantes de coches a constuir más plantas en EEUU

Actualizado 24/01/2017 17:41:52 CET

WASHINGTON, 24 Ene. (Reuters/EP) –

    El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha reunido este martes con los máximos responsables de los consorcios automovilísticos estadounidenses General Motors, Ford y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y les ha animado a que sus empresas construyan nuevas plantas en Estados Unidos y a que impulsen el empleo nacional.

   Al encuentro con Trump en la Casa Blanca acudieron la presidenta y consejera delegada de General Motors, Mary Barra, así como el presidente y consejero delegado de Ford, Mark Fields, y el consejero delegado de FCA, Sergio Marchionne. Asimismo, también estuvo presente el ex gobernador del Estado de Missouri y presidente del American Automotive Policy Council, Matt Blunt.

   En el desayuno de trabajo con los líderes de los tres principales fabricantes de automóviles de Estados Unidos, Trump aseguró que su Gobierno recortaría normativas e impuestos, con el fin de hacer más atractivo para las empresas operar en Estados Unidos.

   Así, el nuevo presidente de Estados Unidos mostró su deseo de que se construyan nuevas plantas de producción de vehículos en Estados Unidos, así como nuevas factorías de otros sectores industriales y productivos y de que se aumente la fabricación nacional.

   General Motors, Ford y Fiat Chrysler anunciaron recientemente nuevas inversiones y la contratación de empleados en Estados Unidos, aunque todas ellas cuentan también con una amplia presencia en México.

   Así, General Motors anunció en 2014 que invertiría 5.000 millones de dólares (4.761 millones de euros al cambio actual) en México hasta 2018, con el fin de doblar su producción, y Barra aseguró que la empresa no está reconsiderando dicho plan.

   Por su parte, Ford comunicó la semana pasada que paralizaba su plan de construir una factoría en México, un proyecto que estaba valorado en 1.600 millones de dólares (1.523 millones de euros) para inyectar 700 millones de dólares (666 millones de euros) en Michigan.

   La firma del óvalo tiene previsto trasladar la fabricación de su modelo compacto Focus de una factoría de Michigan a México, aunque lo hará a una instalación productiva que ya está operativa en territorio mexicano, en vez de construir otra.

REACCIONES.

   Tras la reunión, Mark Fields aseguró que Trump está “muy centrado” en la puesta en marcha de políticas y de acciones orientadas a incrementar las inversiones y los puestos de trabajo en el territorio estadounidense.

   Además, se mostró “muy animado” en relación con las políticas económicas que está llevando a cabo el nuevo presidente del país, al tiempo que aplaudió la decisión de poner fin al tratado transpacífico (TTP).

   Por su parte, Sergio Marchionne subrayó que Trump tiene el deseo de construir una sólida base de producción en Estados Unidos, lo que calificó un objetivo compartido con su compañía. “Aprecio el enfoque del presidente de hacer Estados Unidos un mejor lugar para hacer negocios”, aseguró.

   Asimismo, apuntó que trabajará tanto con el nuevo presidente del país como con los miembros del Congreso para reforzar la actividad de fabricación en Estados Unidos, al tiempo que recordó que su empresa ha comprometido inversiones de más de 9.600 millones de dólares (9.142 millones de euros) en sus instalaciones en el país y la creación de 25.000 puestos de trabajo desde 2009.

   Por su parte, Mary Barra calificó el desayuno de trabajo como una reunión “muy constructiva y de amplio alcance”, sobre la forma en la que se puede trabajar de forma conjunta para apoyar a una economía e industria sólidas y competitivas.

   “Estados Unidos es nuestro mercado local y estamos ansiosos por unirnos para revitalizar la producción estadounidense. Todos nosotros queremos una base productiva vibrante en Estados Unidos que sea competitiva globalmente y que aumente los empleos. Es bueno para nuestros trabajadores, para nuestros concesionarios, para nuestros proveedores y para nuestros clientes”, añadió.

Loading...