Un paquete de salsa de ‘Rick & Morty’ por un Golf GTI, o cuando la realidad supera a la animación

El ser humano a veces puede ser maravilloso o estar simplemente como una regadera, según el prisma con el que lo miremos. Como de costumbre, otra de esas historias locas nos llega desde Estados Unidos, el país de las oportunidades y de la gente con pasiones exacerbadas, incluso por una salsa inspirada en unos dibujos animados.

Puede que no lo conozcas pero “Rick y Morty” es una serie de animación muy mind fuck que se ha hecho bastante popular en poco tiempo. No son dibujitos para niños, es una serie para adultos en la que un abuelo científico y alcohólico lleva a su nieto bastante (que es bastante pardillo) y a toda la familia por aventuras extrañas en universos paralelos.

Hasta 25.700 dólares por un tarro de salsa

En esta serie apareció un elemento, la salsa Szechuan, que se ha convertido en un objeto de culto desmesurado después de que McDonalds lanzase a principios de octubre por tiempo muy limitado una salsa inspirada en la que aparece en la serie. En formato pequeño, en envases de sólo unos pocos gramos, estos aderezos con aroma a ciencia ficción volaron de los restaurantes.

Tal ha sido el revuelo que se ha levantado son el condimento que la policía tuvo que personarse en el McDonalds de La Brea (California) donde cientos de aficionados furiosos acudieron para hacerse con uno de los 20 paquetes de salsa que se iban a poner a la venta en el establecimiento. Sí, va en serio.

Lo increíble de la historia es que sin más oferta disponible, muchos fanáticos se quedaron sin probar esta salsa cuyo sabor desconocemos, así que Rachel Marie vio una oportunidad. Tenía una, y a tenor de la fiebre Szechuan decidió comprobar qué eran capaces de ofrecerle por ella los fanáticos de la serie.

Fue sólo una cuestión de tiempo que le llovieran las ofertas de todo tipo, la mayor parte en forma de dinero que a modo de puja cada vez fueron incrementando su importe, hasta que apareció una a la que fue imposible negarse. Duane Kimmel ofreció su Volkswagen Golf GTI 2004 de cuarta generación a cambio de la salsa. ¡Sí, un coche por una salsa del McDonalds!

Un día después, Rachel Marie tenía en casa un Golf GTI (un poco tuneado, eso sí) y Duane Kimmel un paquete de salsa. Una historia con dos finales felices. Supongo que uno más feliz aún que el otro.

En eBay se están pujando pujando desde 129,50 dólares, pasando por 155 y 350, hasta 500 dólares por uno de estos paquetes. Una absoluta locura cuyo culmen se estableció en la desorbitada cantidad de, siéntate, 25.700 dólares por un tarro de 7 kg. Por si fuera poco, la cadena de restaurantes ha anunciado que este invierno volverán a venderla, así que si estás pensando cambiar de coche igual es tu oportunidad.

Temas

Loading...