Inicio Noticiero Digital Años de 16 horas y temperaturas de 5.800 grados: este exoplaneta tiene...

Años de 16 horas y temperaturas de 5.800 grados: este exoplaneta tiene la órbita más pequeña jamás vista en su categoría

Hay planetas cuyas condiciones son tan extremas que simplemente nos hacen agradecer que en la Tierra tengamos el clima que tenemos. Es el caso de TOI-2109b, un exoplaneta gaseoso que ha sido descubierto recientemente. El astro tiene cinco veces la masa de Júpiter y 1,35 veces su diámetro. Dicho de otro modo: es enorme.

Pero lo realmente impactante de TOI-2109b no son sus dimensiones, si no su órbita. Es tan pequeña y cercana a su estrella (a sólo 2,4 millones de km) que completa una vuelta a su alrededor (o sea, un «año») en sólo 16 horas. Y muy poco a poco, pero inexorablemente, esa órbita se va haciendo cada vez más pequeña.

Un gigante gaseoso que casi puede ser una estrella

Estar tan cerca de su Sol también tiene efectos en la temperatura. Cuando en TOI-2109b es de día se llega a unos nada agradables 5.840º C, una temperatura que sorprendentemente llega a ser mayor que la de la superficie de algunas estrellas. Es el precio de tener la órbita más cercana al sol que se haya registrado nunca. Otros exoplanetas extremadamente calientes palidecen al lado de TOI-2109b.

De la cara nocturna del planeta no se puede saber mucho, aunque los astrónomos barajan dos posibilidades: o bien hace un frío extremo, o bien de algún modo TOI-2109b distribuye algo de calor de su lado diurno hacia ahí. Lo que sí es prácticamente seguro es que la órbita tan pequeña del planeta lo debe de tener en rotación sincrónica, de modo que la cara diurna y la nocturna nunca deben cambiar. De nuevo, el responsable de este descubrimiento ha sido el telescopio TESS analizando las variaciones de luz de una estrella que suceden cuando un planeta orbita por delante.

Y como si estas condiciones no fueran lo suficientemente duras, a TOI-2109b le espera una muerte violenta. No será pronto, pero como su órbita se va reduciendo a medida que el planeta va cayendo en espiral hacia la estrella acabará impactando contra ella en unos cuantos millones de años. Vamos, que no es el mejor lugar para que futuros exploradores se planteen misiones.

Publicidad