Inicio Noticiero Digital Apple quiere librarse de Qualcomm, pero tiene un gran problema: sus propio...

Apple quiere librarse de Qualcomm, pero tiene un gran problema: sus propio módem 5G para el iPhone todavía no está listo, según Kuo

No es ningún secreto que Apple se esfuerza en tratar de tener el mayor control posible del hardware de sus dispositivos. Uno de los ejemplos más claros de esta premisa es el desarrollo de sus propios procesadores. Desde el iPhone original hasta el iPhone 3GS, estos smartphones han utilizado sistemas en chips (SoC) de Samsung. Sin embargo, a partir del iPhone 4 todo cambió con la introducción del Apple A4, una solución propia de la compañía de Cupertino.

Algo similar ocurrió con los ordenadores. Después de abandonar los procesadores PowerPC de IBM, Apple emprendió una asociación con Intel que terminó en 2020. La compañía de la manzana se había convertido en «autosuficiente», pues con los nuevos Apple Silicon M1 ya no necesitaba del socio de Santa Clara. Ahora bien, esta estrategia, que tan bien ha resultado, no estaría dando los mismos resultados en el apartado de módems, según el conocido analista Ming-Chi Kuo.

Apple no podrá deshacerse tan pronto de Qualcomm

Desde hace tiempo que sabemos que Apple quiere desarrollar sus propios módems para sus móviles y así dejar de depender de Qualcomm. La confirmación de esto llegó en 2019, cuando la propia compañía de la manzana anuncio la compra de gran parte del negocio de módems de Intel por 1.000 millones de dólares, una jugada maestra para ejecutar su ambicioso plan que, según rumores, establecía que para la segunda mitad de 2023, el 80% de los iPhone deberían tener módems propios.

Qualcomm 2

Sin embargo, Kuo afirma que esto no se podría cumplir en absoluto. Apple, que se había quedado con una cartera de 8.500 patentes y una plantilla de 2.200 empleados tras su acuerdo con Intel, no tendría listo un módem 5G propio para la próxima generación del iPhone, por lo que tendría que seguir esforzándose para llegar a tiempo para los teléfonos que serán presentados en 2024. Es decir, mucho después de lo planeado originalmente.

Esto se traduce en que Apple seguiría dependiendo un 100% de Qualcomm durante todo el 2023, lo que le impedirá reducir costes, aumentar ganancias y conseguir ese deseado control en este apartado en la fabricación del iPhone. Pero no solo se trata de eso. Según CNET, los rumores han tenido tanto peso que las acciones de la compañía de Cupertino cayeron casi un 3% después de su publicación, mientras que las de Qualcomm subieron un 3%.

Cabe señalar que esto no quiere decir que Apple no esté en condiciones de desarrollar sus propios módems. Este tipo de proyectos suele demandar una enorme cantidad de trabajo e inversión, que se traduce en mucho tiempo de espera. Por ejemplo, para crear su primer SoC para ordenadores, los de Cupertino volcaron toda su experiencia de años creando chips para el iPhone. Por lo pronto solo nos queda esperar a la llegada del iPhone 14 para saber si estos rumores son ciertos.

En Xataka | Hemos ido a una Apple Store un martes a las tres de la mañana para saber quién compra en la Apple Store un martes a las tres de la mañana

Publicidad